Los proveedores deben superar su reticencia a pagar más por los productos sostenibles

El sector de alimentos ecológicos británico busca un crecimiento al estilo europeo

Los términos "ecológico" y "sostenible" ahora son importantes en los menús de los restaurantes de moda y las tiendas de alimentación del Reino Unido, cuando hace unas décadas apenas se utilizaban. Sin embargo, los productos ecológicos son todavía una pequeña parte del mercado global de alimentos, y los compradores habituales siguen siendo en gran parte personas acomodadas.

Guy Singh-Watson, el fundador de una de las empresas de entrega de cajas de hortalizas ecológicas más grandes del Reino Unido, espera que esto cambie: "Odio que las elecciones de alimentos se hayan convertido en la definición de estatus y clase".

Singh-Watson comenzó a vender cajas de hortalizas ecológicas directamente al público en su finca familiar en Devon, en el suroeste de Inglaterra, en la década de 1980. En ese momento, los agricultores ecológicos eran unos cuantos raros, recuerda, y el término "sostenibilidad" apenas se usaba.

Riverford es uno de los servicios de cajas ecológicas más conocidos de Gran Bretaña. Según la empresa, se entregaron casi 60 millones de libras en 2018, vendiendo alrededor de 50.000 cajas de hortalizas por semana. El negocio atribuye un aumento del 36 por ciento en las ventas desde 2013 a la mayor disposición de los consumidores a pagar por productos sostenibles y de temporada, especialmente cuando se combina con la comodidad de la entrega a domicilio.

A pesar del éxito de empresas como Riverford, Singh-Watson piensa que el sector ecológico aún no se ha convertido en un negocio "convencional" en el Reino Unido. El año pasado, los productos ecológicos representaron el 1,5 por ciento de las ventas totales de alimentos y bebidas, y el mercado se valoró en 2.200 millones de libras, según la Soil Association, una organización benéfica de alimentación y agricultura del Reino Unido.

Una barrera al atractivo para el consumidor de los productos ecológicos es que tienden a ser más caros. Singh-Watson estima que una caja promedio de hortalizas ecológicas se vende por aproximadamente un 30 por ciento más que el equivalente de un supermercado de productos no ecológicos. Para ciertos productos, como el pollo y el cerdo, el precio puede ser casi el doble.

Un 72 por ciento de los compradores del Reino Unido dicen que los productos ecológicos son demasiado caros, según una encuesta de Kantar Worldpanel publicada en noviembre. Además, la mayoría de los consumidores de alimentos ecológicos compran pocas cantidades, según la encuesta: el 81 por ciento gasta menos de 40 libras anuales en la categoría.

En otros lugares de Europa, los alimentos ecológicos están más arraigados y tienen más apoyo de los consumidores y los gobiernos, explica Clare McDermott, directora de desarrollo de negocios para el organismo de certificación de la Soil Association. Cita a Ámsterdam, donde el gobierno de la ciudad sirve alimentos ecológicos en algunos comedores públicos, y Dinamarca, que tiene políticas que pretenden ofrecer, a los grupos de menores ingresos, acceso a alimentos sostenibles.

"En el Reino Unido, particularmente [después de la recesión], lo ecológico se percibía como un nicho", dice McDermott. “Se consideraban un alimento para personas acaudaladas, no se veían las mejores prácticas agrícolas y la mejora de los alimentos que comemos”.

Fuente: ft.com


Fecha de publicación :



Reciba el boletín diario en su correo electrónico gratis | haz clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor