Kiwi verde: las preocupaciones de Maurizio Filippi, de Fruitimprese

Italia, aplastada entre Nueva Zelanda y Grecia

Es probable que el kiwi verde italiano sea aplastado por el producto de dos países: Nueva Zelanda, que con una política comercial agresiva y orientada al monopolio apunta a lo más alto de la gama, y Grecia, que, por el contrario, implementa una política de precios bajos. Maurizio Filippi, coordinador del producto kiwi para Fruitimprese expresó su preocupación en la Mesa interprofesional Ortofrutta Italia.

"Tengo la clara impresión de que los italianos estamos fortaleciendo cada vez más nuestra competencia. Mi pregunta es: ¿qué estrategia nacional tenemos para el kiwi verde? Si analizamos los datos que tenemos hasta el momento para la campaña 2018/19, veremos que las cantidades son similares a las del año anterior, pero los precios son mucho más bajos: en 2017 habíamos recolectado 331.000 toneladas, mientras que en 2018 fueron 333.000, según los datos del Cso. Y, sin embargo, los precios son más bajos", explica Filippi.

A finales de diciembre de 2018, el kiwi verde italiano, de buena calidad, salió de las plantas de envasado a 1,14 €/kg de promedio para el calibre 30, frente a 1,50 €/kg en diciembre de 2017. Filippi está muy preocupado por el hecho de que Italia no tiene su propia estrategia y, por lo tanto, está trabajando para los demás.

Foto de archivo de FreshPlaza

"Zespri compra nuestros mejores kiwis verdes y cada vez es más restrictiva con los productores; desde su punto de vista también lo hace bien, ya que refuerza cada día su posición dominante. Italia es el país productor más grande del mundo y, sin embargo, dejamos que las mejores partidas las comercialicen otros".

Filippi teme que, en pocos años, el kiwi verde italiano sea aplastado por un lado por Nueva Zelanda y, por el otro, por Grecia. "El producto que proviene de la península helénica tiene un precio mucho más bajo que el nuestro, porque se produce con costes más bajos".

"Si por un lado Nueva Zelanda domina el mercado durante 7 meses al año con su propio producto, y durante 5 meses compite con un producto puesto a su disposición por empresas italianas, Grecia se seguirá fortaleciendo con su kiwi de bajo coste que, cualitativamente, está mejorando cada vez más. Nosotros, los italianos, con las importantes cantidades que tenemos, ¿cómo podemos imponernos en el mercado si no tenemos la ventaja de la calidad ni del precio?".

Todo esto se deriva de muchos errores del pasado; por lo tanto, los operadores italianos también deben entonar el “mea culpa”, ya que la situación actual no tiene que ver solo con los demás. Durante mucho tiempo, a pesar de las regulaciones aprobadas por la organización nacional OI, el kiwi verde se cosechaba y se vendía verde, es decir, no maduro, lo que afectaba al consumidor. La falta de homogeneidad, la fragmentación de marcas y suministros son otras debilidades del sistema italiano.

"Nueva Zelanda se ha aprovechado de nuestra debilidad al imponerse en los mercados por la bondad y la uniformidad de su producto que, recordemos, durante algunos meses al año es proporcionado por los propios productores italianos. Estructuras importantes que suministran a Zespri sus mejores kiwis compiten al final entre sí y con todo el producto italiano".

Maurizio Filippi, propietario de Commercio Frutta di Forlì y contacto de Fruitimprese para el kiwi  

Además, Filippi señala que "cuando otras naciones algún día alcancen un buen nivel de calidad a costos más bajos, los operadores de Nueva Zelanda recurrirán a ellos, lo que aumentará aún más la competencia para los productos italianos. Es cierto que absorben bajos porcentajes de nuestra cosecha anual total, pero siempre se llevan la mejor parte, elevando así su imagen a nivel mundial".

¿Hay solución? Filippi espera que sí: "Debemos tomar conciencia de la gravedad de la situación y poder decidir, para el futuro, todos juntos, con el deseo de ser arquitectos de nuestro destino, sin delegar la venta a otros en nuestro nombre".

El establecimiento de normas de calidad rígidas y obligatorias para el producto, y su cumplimiento a través de acuerdos rígidos de la organización interprofesional, Ortofrutta Italia, son otras vías a seguir. "Es necesario encontrar acuerdos en la comercialización, implementar agrupaciones entre las empresas que han competido hasta la fecha, reducir el número de empresas italianas que venden el producto pensando sobre todo en competir entre sí y no tanto en una calificación en el mercado".

Foto de archivo de FreshPlaza

Filippi concluye: "Creo que pronto se organizarán reuniones dentro del sector hortofrutícola para deliberar sobre lo que está en su poder para tratar de cambiar la situación en el futuro".

Más información:
Maurizio Filippi
Email: info@commerciofrutta.com


Fecha de publicación:
©



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor