Internacionalizarse no es exportar, es ir un paso más allá

España: Las cooperativas son más idóneas que otras sociedades para iniciar la internacionalización

Las cooperativas agroalimentarias, al igual que el resto de empresas del sector, se ven forzadas cada día más a abordar un proceso de internacionalización que amplíe sus mercados. Y para ello, es necesario partir del conocimiento de los problemas que tanto cooperativas como empresas encuentran en su proceso para implantarse en el exterior.

Las profesoras Teresa Fayos Gardó y Haydeé Calderón García, ambas del departamento de Comercialización e Investigación de Mercados en la Facultad de Economía de la Universitat de València, son dos expertas en este tema. Ambas afirman, en los diversos trabajos que han elaborado de forma conjunta, que las cooperativas son más idóneas que otro tipo de sociedades para iniciar el proceso de la internacionalización.

"Partimos de la realidad de que la internacionalización es una estrategia compleja, arriesgada y que por tanto requiere ciertas capacidades y competencias por parte de las empresas. Capacidades y competencias que difícilmente puede abordar una empresa agrícola de pequeño tamaño, como lo son la mayoría de las que encontramos en nuestro entorno. Las cooperativas facilitan la formación, la investigación de los mercados, la innovación, la digitalización, la difusión de conocimientos entre los cooperativistas... en definitiva, mejoran la competitividad de las empresas y las prepara para el desarrollo internacional", asegura la profesora Haydée Calderón.

"Por otra parte, hay que tener en cuenta que la empresa agroalimentaria se enfrenta a un entorno internacional inestable y difícil, caracterizado por una parte por el dominio de la gran distribución que requiere del poder de negociación que aportan las cooperativas, y por otro lado, por un consumidor exigente que demanda calidad, innovación, precio, variedad, ecología, que requieren de unas estructuras de producción y comercialización sólidas que las cooperativas consiguen aunando esfuerzos", añade.

"Pero además de todo ello, hay un elemento que destacamos especialmente y que hemos llegado a demostrar empíricamente en algún artículo y es que los directivos, sus características, iniciativa, flexibilidad y capacidad de cooperar se descubre como la más prometedora variable en la consecución del éxito en la internacionalización por parte de las empresas en el actual entorno global", asegura Calderón.

En este punto, es importante subrayar que internacionalizarse no es exportar, es ir un paso más allá. Por lo que surge la pregunta de si las pequeñas cooperativas están obligadas a integrarse en otra de segundo grado para afrontar este complejo proceso.

"Hoy en día quien compite en los mercados internacionales no son las empresas individualmente, sino las redes de empresas perfectamente coordinadas a lo largo de toda la cadena de suministro; en este nuevo entorno las pequeñas cooperativas tienen una situación privilegiada debido a que se encuentran ya introducidas en una red que vincula la producción, la transformación y la comercialización; no obstante esta última, la comercialización, es quizá la asignatura pendiente de las más pequeñas ya que integrándose en cooperativas de segundo grado podrán pasar, por lo menos con una mínima garantía de éxito, desde una orientación a la producción, a una orientación hacia los diferentes segmentos de clientes que encontrarán en los mercados internacionales", asegura Teresa Fayos.

Respecto a si el productor valenciano medio está preparado para asumir todos los procesos que conlleva el reto de crecer y perder sentido de pertenencia, la profesora Fayos afirma que "tradicionalmente se ha puesto de manifiesto el problema dimensional de los productores a la hora de actuar en los mercados internacionales, ya que el desarrollo de una estrategia comprometida comporta la movilización de unos recursos financieros y humanos (para aplicarlos a la gestión, la creatividad, la innovación, la renovación de sistemas y tecnologías) difíciles de alcanzar por las organizaciones de menor tamaño. El aprovechamiento de todo tipo de activos de otras cooperativas y empresas al integrarse con otras o en cooperativas de segundo grado, les permitirá aprovechar sinergias y explotar todas las oportunidades que presentan los mercados internacionales".

Fuente: lasprovincias.es


Fecha de publicación :



Reciba el boletín diario en su correo electrónico gratis | haz clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019