El rambután no ha logrado masificarse en Perú

Llegó silenciosamente en el año 2000 y desde entonces, a pesar de diversos intentos, el rambután no ha logrado masificarse en nuestro país a pesar de sus muchas cualidades que lo hacen comercialmente atractivo.

“La empresa que trajo el rambután ha desarrollado un trabajo de investigación durante seis o siete años, con cinco o seis variedades a este momento, pero no ha logrado el despegue en áreas grandes o productivas. Los tienen en ensayos, afinando el tema tecnológico, la propagación y adaptación de variedades, pero todavía no hay un desarrollo y tecnología”, explica William Daga, especialista en frutales de Sierra y Selva Exportadora.

En donde sí ha encontrado terreno fértil, además de su raíz asiática desde luego, es en Guatemala, uno de los mayores exportadores de rambután junto a México, que han logrado exportarlo con éxito a Estados Unidos y parte de Sudamérica (Brasil).

Pero, ¿por qué no funciona el rambután todavía en el Perú?
Daga dice que en el país hay solo un promedio de cinco a siete hectáreas que dejan una producción anual de cuatro a cinco toneladas, las que son absorbidas inmediatamente por el mercado limeño a través de supermercados a precios muy elevados (similares a la pitahaya, que puede rondar los S/ 10 soles por kilo).

El problema, refiere, es que el cultivo no está funcionando en la selva central peruana, por lo que se debe pensar en zonas más al norte como Yurimaguas, San Martín y Amazonas, e incluso podría tentarse en la costa peruana en regiones como Piura y Tumbes, que son zonas tropicales secas, ya que es originario de climas monzónicos como los que requiere el mango.

Para ello es prioritario contar con la tecnología adecuada, tener patrones definidos e injertos que no demoren mucho tiempo en producir. Se debe además desarrollar una zonificación que identifique las mejores zonas agroecológicas para su producción, ya que tendría que de alguna forma imitar las condiciones con que cuenta en Guatemala donde prospera gracias a la combinación de suelos volcánicos, mucha lluvia, bastante calor y riego efectivo. A eso debe sumarse el control de la mosca de la fruta y contar con los protocolos de exportación.

Su potencial de exportación es grande si se piensa en Norteamérica y Europa –no en Asia, de donde es originario y compite con otros frutos tropicales como el mangostino y el lichi–, por lo que se necesita una acción conjunta con los gobiernos regionales para impulsarlo.

“Y otro tema es democratizar el material vegetal; mientras lo tenga una sola empresa, un solo grupo, es complicado porque se vuelve como un monopolio. Creo que debería haber instituciones como el INIA u otras dedicadas a investigación con material nuevo y probar en parcelas para que no sea una sola empresa la que abastezca el producto. Si logramos un plan de masificación debería ser con participación del Estado, con apoyo de Sierra y Selva Exportadora, el Minagri, gobiernos locales", refiere.

Fuente: agraria.pe


Fecha de publicación :



Reciba el boletín diario en su correo electrónico gratis | haz clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor