La reducción de precios de las bananas en los retailers aumenta el contrabando de drogas

Frits Popma pasó 30 años volando por todo el mundo. Cincuenta y cuatro autoridades aduaneras han sellado su pasaporte. Durante sus viajes, visitó casi 180 plantas de maduración diferentes. "Tengo mucho respeto por los maduradores", dice. "Porque se suele decir que nunca lo hacen bien". Durante sus viajes, se ha visto en situaciones extrañas. A continuación habla de sus experiencias, pero también pone el foco en el futuro.

"Los maduradores siempre saben más, pero así es como he aprendido", dice Frits. Como asesor independiente con una larga experiencia como equipaje, tiene una visión panorámica con la que puede hacer conexiones. "¿Por qué algo que funciona en un país no funciona también en otro?". Recientemente, tuvo un cliente estadounidense que quería construir una nueva planta de maduración y acudió a Frits en busca de consejo. "Sólo quería usar las técnicas occidentales, así que invité a todas las empresas holandesas a que se reunieran con él", explica Frits. "El estadounidense conoció todo lo que estaba disponible, para después poder elegir".

El sensor de etileno no es un sistema de maduración
"Te encuentras con cosas extrañas", expresa Frits recordando sus viajes. "Estuve en una planta de maduración con más de 18.000 cajas en Irán, mientras que lo estándar son 1.000 cajas por cámara de maduración de banana en los Países Bajos", ejemplifica. A principios de la década de 1990, recibió una invitación de una empresa rusa, y obviamente se subió a un avión. "En la oficina rusa sólo había cuatro sillas, nada más, pero también había un barco lleno de bananas", comenta. El conocimiento sobre la maduración sigue siendo insuficiente en muchos países. “En febrero me llamó una planta de maduración de Mongolia que había comprado un sensor de etileno chino pensando que era un sistema de maduración”, explica sorprendido. “Pero la maduración de bananas es mucho más que eso, y las inversiones en técnicas de maduración se prolongan durante al menos 20 años. Por lo tanto, si hay algún error, se debe lidiar con él durante los próximos 20 años".

Todavía queda mucho por hacer en Europa también. "Todos tienen sus propios métodos, pero si lo quieres hacer bien, debes seguir horarios semanales. A veces visito plantas de maduración donde tienen que mirar dentro de cada cámara para saber si hay bananas de cierto color disponibles”. Hay mucho margen de mejora en ese sentido. Además, cuando el mercado va bien, todas las bananas son amarillas, pero cuando el mercado es decepcionante, esas mismas bananas son demasiado amarillas. "Es difícil que todos hablen el mismo idioma dentro del sector", comenta Frits.

Cámaras de maduración en Nairobi
El próximo año, Frits espera viajar a África para dirigir un proyecto en Kenia, entre otras cosas. "Hay mucho dinero en circulación allí, y países como Kenia y Tanzania están creciendo rápidamente", observó durante una visita a Kenia. De la nada, una empresa abrió una planta de maduración en 2014, y su facturación aumentó hasta los 70 millones de euros el año pasado. Una organización italiana, invirtiendo desde una perspectiva ideológica, invirtió en 20 cámaras de maduración en Nairobi. Este año, se construirán otras 20. "Las cosas están avanzando más rápido allí que aquí".

Debido al crecimiento de la economía, la población tiene más para gastar, y además de las inversiones de los países occidentales, miles de millones están fluyendo a África desde China. "Tienen un buen clima y una buena posición geográfica", continúa Frits. Además de las bananas, que se venden maduradas en el mercado interno, Kenia también está trabajando en la producción de aguacates. "Kenia está emergiendo como productor de aguacate, todavía no puede controlar la calidad, pero eso va a cambiar".

Exigir pero negarse a pagar
Para muchas personas de todo el mundo, las bananas son un alimento e ingreso básico. Según Frits, a veces parece que los retailers no lo saben. Por ejemplo, cuando salen noticias como la de que Aldi reducirá los precios este año. "Los retailers están obligando a los productores a obtener todo tipo de certificados sin pagar por ellos", comenta Frits. “Aunque esto concierne a pequeñas cantidades en Europa, podría representar un gran porcentaje de la facturación bruta en los países productores. La situación está empeorando. Los supermercados tienen mucho que decir al respecto; no quieren pagar pero sí quieren recibir la mejor calidad. El siguiente paso es reducir la retribución por la maduración. Tendremos que esperar y ver qué hacen otros supermercados".

“En los supermercados, el precio de un kilo de manzanas holandesas es más alto que el de un kilo de bananas de Ecuador. ¿Cómo puede ser eso?”. Aunque la presión sobre los precios parece estar aumentando por un lado, los costes de envasado y transporte están aumentando por el otro. Un exportador podría elegir contenedores para el transporte, pero Frits menciona el riesgo de los retrasos. "También podría darse el caso de que las grandes empresas ya no quieran abastecer, y tener que buscar pequeños productores que no pueden proporcionar la mejor calidad". A esto se suma el mayor riesgo de contrabando de drogas. "Casi nunca se encuentran drogas en lotes de grandes empresas, porque pagan inspecciones adicionales en los puertos", explica Frits. Para que un contenedor sea inspeccionado antes de salir de Latinoamérica, debe pagar dinero adicional por el contenedor. Los pequeños productores no pueden permitirse esto. "Por eso existe el riesgo de que lleguen más narcóticos a los Países Bajos". Además, debido a los precios bajos, es más atractivo "ganar algo de dinero extra".

Aumento del precio del cartón
Para evitar el aumento de precios del cartón, el sector podría elegir cajas de plástico, algo que Frits investigó con Willem Kokkeel hace algunos años. El beneficio de las cajas de plástico es que ahorran energía, pues como la circulación del aire es mejor, se utiliza hasta un 30% menos de energía durante la maduración. "Es un ahorro considerable, pero la gente no se ha enterado todavía", dice Frits. También existe un pequeño desafío: las cajas de plástico se utilizan como mesas en países como India, China e Indonesia, en lugar de usarse para envasar bananas.

Un desafío mayor es emplear un sistema global de pool. "Lo malo es que las cajas de plástico deben devolverse a la plantación de donde provienen, porque a los productores les preocupa que las enfermedades o el moho se propague a través de las cajas". Un tercer desafío es el precio relativamente alto. Debido a todo el transporte, una caja se utiliza seis veces al año. En el mercado interno de la India, una caja se usa 20 veces al año, lo que la convierte en una opción más atractiva.

Frits resumió todos los conocimientos de maduración que obtuvo en su carrera en un capítulo del libro "Achieving Sustainable Cultivation of Bananas" ("Lograr una producción sostenible de bananas"). "Estoy orgulloso de formar parte de ese libro. No voy a vivir para siempre, y sería una pena que se perdiera todos los conocimientos que he adquirido en los últimos 30 años", concluye Frits.

 

Para más información:

Popma Fruitexpertise
Frits Popma
fwpopma@ziggo.nl


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor