El "backstop" sigue siendo el principal escollo

La primera ministra May presenta un plan B

La incertidumbre del brexit todavía no se ha desentrañado. Ayer, la primera ministra May presentó su plan B al Parlamento británico. Los medios de comunicación sugieren que su plan B es sospechosamente similar al plan A. Parece que toda la atención se centra en el llamado backstop. May está tratando de encontrar la manera de convencer a los miembros de su propio partido que se han abstenido de votar y a los norirlandeses del DUP. Este partido ha dejado claro que, si no se modifica el backstop, no apoyará un acuerdo de brexit. En el otro lado de las negociaciones, en Europa, la UE e Irlanda ya han expresado que el backstop debe formar parte del acuerdo hasta que no se encuentre una solución mejor.

Además, May quiere que Jeremy Corbyn, líder del partido laborista, se preste a conversar, pero este exige que May se comprometa a descartar un brexit duro. Se trata de un requisito al que May no está dispuesta a ceder. La fecha del brexit sigue fijada para el 29 de marzo, pues la primera ministra no ve ninguna ventaja en el retraso de la salida de la Unión Europea. Además, no hay garantía de que la UE vaya a conceder ninguna prórroga si no hay perspectivas claras de avance. Sobre la mesa tampoco parece estar la celebración de un nuevo referéndum. Dejando aparte las objeciones prácticas que ello supondría en el corto plazo, May no quiere acentuar la división del país.

El backstop es una red de seguridad que evitará que se establezca una frontera dura en la isla irlandesa. En el Acuerdo de Viernes Santo, que acabó con una década de conflictos en Irlanda del Norte, se acordó que dicha frontera jamás existiría en la isla de Irlanda. Con la partida de los británicos, la citada frontera es inevitable a no ser que estos permanezcan en la unión aduanera. Si el backstop entra en vigor (si se llega a un brexit sin acuerdo), la libre circulación de bienes y personas entre Irlanda e Irlanda del Norte será posible. Esto significa que los británicos ya no tendrán que obedecer las regulaciones europeas, pero tampoco tendrán voz en ellas. Se prevé que el acuerdo genere muchas críticas del Parlamento, porque no existe ningún acuerdo sobre la duración de este backstop.


Fecha de publicación :
©



Reciba el boletín diario en su correo electrónico gratis | haz clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor