Resumen del mercado global de la patata

El verano pasado, el calor asfixió muchas partes de Europa. La persistencia de las temperaturas estivales tuvo repercusiones directas sobre la cosecha de patata. En los países del norte de Europa se redujeron los rendimientos, ¿pero cuál es la situación actual? ¿Acabará temprano la temporada noreuropea? En los Estados Unidos hay discordancia de informaciones sobre la cosecha del año pasado, lo cual está provocando un aumento de los precios. En Australia, los productores están deseando que comience la nueva campaña.

Países Bajos: Crece la demanda de buenas patatas para freír mientras caen las exportaciones
La situación en el mercado de la patata en los Países Bajos tiene un lado bueno y otro malo. Por una parte, los transformadores están vendiendo más, por lo que los productores están consiguiendo retener el comercio. Ahora que las heladas han llegado a Europa, la oferta de patatas sigue cayendo. Además, la demanda de bueanas patatas para freír continúa en aumento. Por otro lado, los altos precios son un obstáculo para la exportación de patatas frescas. Durante mucho tiempo, África ha comprado grandes volúmenes, pero ahora varios países han cerrado sus fronteras para estimular la cosecha local. Las cifras de la Organización Holandesa de la Patata (NAO) muestran que la exportación de patatas de consumo y para transformación se ha reducido. Del volumen total cosechado en 2018, 367.000 toneladas de esta categoría habían salido de las fronteras nacionales para finales de diciembre. Un año antes, la cifra se situó en 385.000 toneladas. Este descenso se debe principalmente a la menor demanda de África, de 88.000 toneladas a 47.000. La exportación de patatas de siembra (cosecha de 2018) hasta finales de diciembre también fue considerablemente menor inferior que en el mismo periodo de 2017. Las exportaciones a países de Asia y África en particular han disminuido.

Los belgas tienen la producción almacenada
El comercio belga está tranquilo ahora mismo como resultado del aumento de los precios y de que los productores confían en que sigan subiendo. Sin embargo, llegará el momento en que las patatas que permanecen en los almacenes se tengan que vender, porque, como dice un comerciante, “de lo contrario los productores corren el riesgo de no poder vender en condiciones adecuadas”. Además, es posible que los comerciantes tengan dificultades con sus contratos. La calidad de las patatas es decepcionante, y eso les hace preguntarse si podrán satisfacer esos contratos. Es algo que no se sabrá hasta abril. En el mercado libre, los precios de la variedad Bintje oscilan entre 15 y 30 euros, dependiendo de la calidad. En otras variedades, se registran precios por encima de los 30 euros. Los contratos presentan un reto para el mercado. Un comerciante predice que no todos los comerciantes podrán satisfacerlos. “Este año, habrá empresas que se irán a pique por los contratos”, afirma.

Buena situación de mercado en Francia
En Francia, la industria transformadora empezó a comprar pronto y eso le ha dado al mercado un fuerte impulso desde el comienzo de la campaña. Los precios continúan creciendo y la demanda se mantiene alta pese a lo elevado de los precios. “Las patatas se consideran un ingrediente básico. Los consumidores no dejarán de comprar menos así como así”, explica un comerciante. Todavía se exportan muchas patatas francesas. La UNPT informa de que las exportaciones llegaron a las 478.588 toneladas entre agosto y noviembre, un 10% más que en la temporada anterior. Después de Francia, España es el comprador más importante de patatas francesas, seguido de Italia. Otro comerciante dice que la demanda de España, Italia y Europa del Este se ha incrementado todavía más deprisa desde el inicio de enero. Sus existencias propias se están agotando, así que están recurriendo a las importaciones de Francia.

Alemania: Después de semanas en punto muerto, por fin hay movimiento
El breve punto muerto en el comercio de la patata en el mercado alemán finalizó a mediados de enero. Después del aumento de los precios, se produjo una subida repentina en el mercado, sobre todo en el norte del país (Baja Sajonia), y los productore por fin accedieron a vender sus productos. Los precios han subido aproximadamente 5 euros (por 100 kg) en general. Además, el mercado también necesita una oferta estable, porque la calidad media de las patatas deja mucho que desear, sobre todo por el calor del verano y el otoño pasados. En Baja Sajonia, a juzgar por las previsiones actuales, se supone que las existencias actuales solo durarán hasta finales de marzo.

Además, la oferta de variedades algo más harinosas se espera que comience un poco antes, probablemente a principios de marzo. Cómo será la situación del mercado en ese momento dependerá también de la fecha de inicio de la cosecha en países como Egipto o Israel, pues tradicionalmente exportan muchas patatas a Alemania en la fase de transición. También se prevé importar algunas de Francia en torno a marzo o abril, antes de que lleguen al mercado las primeras variedades nacionales tempranas.

Italia se beneficia de la escasez en el norte de Europa
Los precios son altos y esta situación positiva es resultado de la escasez en el norte de Europa. Los productores italianos con una gran oferta de patatas de buena calidad, en especial las de la cosecha de Emilia-Romaña, están haciendo buenos negocios. Las ventas están programadas y se prevé que haya volúmenes suficientes para el resto de la temporada, que durará hasta finales de abril.

Un comerciante de patata y cebolla dice que 2018 ha sido un buen año para su empresa. La escasez de producto en el norte de Europa y la presión de la industria transformadora han propiciado un entorno favorable. Según afirma, el consumo es bueno. “El frío ayuda, desde luego. Los volúmenes no se están quedando rezagados, así que creemos que podremos suministrar al mercado hasta la llegada de la nueva cosecha”.

Hay buena demanda de patatas ecológicas de Calabria. Un productor dice: “Ahora estamos procesando pedidos de patatas de siembra. Tenemos alrededor de 100 toneladas almacenadas; de media, 20 toneladas por variedad”. En su caso, las variedades son Kennebec, Marabel, Desireè, Divaa, Spunta y Agria. Los calibres oscilan entre 28 y 65. A diferencia de otras regiones de cultivo europeas, durante la floración hubo lluvia suficiente. en algunas regiones, la lluvia ha dañado entre el 20 y el 30 por ciento de la producción, pero “el resto de la cosecha es de excelente calidad”.

España espera una primavera provechosa
En la actualidad, la mayoría de la oferta llega de Francia, con la excepción de algunas variedades locales tradicionales del sur, que han registrado un ligero incremento en la demanda este año. En Francia los rendimientos han sido inferiores, por lo que los precios se encuentran en niveles altos, aunque los comerciantes españoles se quejan de la calidad. Dada la situación actual, los productores de España opinan que las primeras patatas tempranas de Sevilla y Cartagena, que llegarán en primavera, tienen posibilidad de alcanzar precios altos. Está previsto un crecimiento en las superficies de estas regiones en comparación con el año pasado, cuando la cosecha se vio limitada por la sequía. Así pues, la superficie será más bien similar a de hace dos años.

Estados Unidos: Precios más altos por la elevada demanda
La oferta de patatas nacionales es limitada y eso ha provocado que los precios suban ligeramente. Un comerciante dice que, pese a que la cosecha está llegando al mercado, todavía hay escasez en Wisconsin. “Hemos tenido una temporada de cultivo complicada y una cosecha todavía más complicada, por lo que la oferta es inferior”, añade. Después de una primavera fría y lluviosa, llegó un verano normal. Las condiciones meteorológicas se volvieron más inestables durante la cosecha. “Hizo calor diez días, después llovió tres semanas y empezó a helar”, explica el productor, que dejó entre el 8 y el 9 por ciento de la producción sin cosechar.

En Idaho, el volumen ha llegado a un volumen similar al del año pasado, pero ha habido algunos problemas con la clasificación de calibres. Para las Narkotah, los calibres son menores, seguramente por el calor. Al mismo tiempo, hay una buena demanda de patatas frescas. Aparte del mercado nacional, también hay más demanda de la industria internacional.

La combinación de todos estos factores se ha traducido en un mercado con precios levemente superiores. En comparación con el año pasado, los precios son un dólar más altos. “El precio ha subido entre un 10 y un 15 por ciento con respecto al año pasado, pero se espera que suba aún más”.

Los consumidores chinos prefieren las patatas frescas importadas
China es uno de los mayores productores mundiales de patata, y la superficie total destinada a la producción de patata es muy elevada. El cultivo se produce en muchos lugares distintos de China y, por lo tanto, hay diferentes temporadas en función de la zona. En estos momentos, las patatas chinas que hay en el mercado se han extraído de cámaras frigoríficas porque la nueva cosecha no comenzará hasta abril. Los precios de las patatas también son más altos ahora mismo, ya que hay que tener en cuenta los costes de refrigeración. Sin embargo, las patatas frescas funcionan mejor en el mercado porque tienen mejor calidad que las patatas de las cámaras. Por eso, ahora se está importando patatas de Sudáfrica para satisfacer la demanda de patatas frescas.

Además de patatas, su versión dulce, las batatas nacionales también están disponibles hasta febrero. La producción de batatas está creciendo y la popularidad del cultivo está al alza tanto en China como en el mercado internacional. El precio de las batatas se mantiene bastante estable. El producto se exporta sobre todo a Europa, el Sudeste Asiático y los Estados Unidos.

Los productores australianos se preparan con tiempo de sobra para la primavera
Según la Asociación de Productores de Patata de Australia Occidental, la escasa oferta en los meses de invierno dio lugar a unas ventas más fluidas con la llegada de la primavera. Esto también dio mejores resultados a los productores, que recuerdan años con precios bajos. La calidez de la primavera fue bienvenida tras un invierno con muchas heladas en el estado. La facilidad de acceso al mercado de la costa este está mejorando rápidamente para los productores. La situación también ha mejorado en Crookwell, Nueva Gales del Sur, tras una primavera dentro de la media. En diciembre se produjeron fuertes tormentas de granizo y tormentas eléctricas. En algunas zonas se registraron hasta 50 milímetros de lluvia. La temporada de plantación es similar a la del año pasado. Los productores comienzan pronto para adelantarse al calor y la sequedad del verano.

En el año finalizado en junio de 2017, se cosecharon 1,3 millones de toneladas valorada en 717 millones de dólares. En torno al 65 por ciento de la producción se destina a la transformación. Del volumen exportado a ultramar, que asciende a 35.000 toneladas, el 59 por ciento se destina a Corea del Sur.

 


Fecha de publicación :
©



Reciba el boletín diario en su correo electrónico gratis | haz clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor