Jornada técnica Agrintech sobre los 10 años de Iridium®

No puede haber fruticultura de calidad sin controlar todas las variables, empezando por la luz

Reunión técnica muy concurrida la del 23 de enero de 2019 en Faenza (RA), con una asistencia superior al total de inscripciones recibidas por los organizadores en las semanas anteriores. La audiencia cualificada que asistió a la conferencia "Iridium® 10 años: soluciones técnicas orientadas a una fruticultura de precisión" ha sido una demostración viva del interés de las empresas por las innovaciones técnicas aplicables en este campo.

Ciertamente, como subrayan los organizadores, el evento tuvo lugar en el momento adecuado (el décimo aniversario de Iridium®) y en el lugar correcto (Faenza, como toda Romaña, el corazón de la fruticultura de calidad) para lograr tal éxito.

La empresa Agrintech ha organizado este encuentro en colaboración con los colegios de peritos agrarios de Rávena, Forlì-Cesena y Rímini (que, entre otras cosas, han previsto fusionarse en un solo equipo de más de 700 miembros), y con la BCC-Banca di Credito Cooperativo Rávena, Forlivese e Imola. La ocasión a celebrar ha sido, como se ha mencionado, los diez años de soluciones de las mallas antigranizo fotoselectivas de la marca Iridium®.

El saludo de bienvenida de Lucio Ragazzini, responsable de agricultura de BCC, quien presentó las actividades y herramientas del instituto de crédito para apoyar a las empresas del sector.

Durante esta década, como recordó Alessandro Gagliardo, la compañía Eboli (SA) ha orientado sus soluciones a las necesidades de las empresas. En 2009, nació la intuición para profundizar algunos aspectos esenciales para el éxito de los cultivos: "Nos preguntamos si sería posible y cómo hacer un mejor uso de la luz en los cultivos, al darnos cuenta de inmediato de que este horizonte aún estaba sin explorar".

Alessandro Gagliardo en su discurso introductorio

El camino de la investigación y el desarrollo de la empresa ha ido involucrando poco a poco a varias instituciones de investigación y universidades, entre ellas la Universidad Politécnica de las Marcas, la DISAFA de Uni Torino, Agrion, pero también instituciones extranjeras. El objetivo era comprender mejor el papel de la luz, y de las longitudes de onda particulares, en aspectos esenciales de la vida vegetal: desde la fotosíntesis hasta la coloración y maduración de la fruta, desde el tamaño hasta el contenido de azúcar (grado Brix), pasando por el contenido de materia seca y la vida útil.

Iridium® amarilla sobre kiwis

Desde los primeros campos de prueba con el uso de mallas contra el granizo de diferentes colores, las aplicaciones actuales se han ampliado y multiplicado, involucrando diversos cultivos y abriendo nuevos frentes de análisis y de estudio también sobre las propiedades mecánicas de las mallas (no solo como antigranizo, por ejemplo, sino también como barreras contra el viento o contra los daños causados ​​por la humedad o la insolación), o como defensa contra insectos dañinos.

Iridium® contra Halyomorpha halys

A partir de 2014, el uso de las mallas Iridium®, especialmente en productos de alta calidad o nicho, ha visto un aumento en las superficies, superando las 1.300 hectáreas. "El objetivo de futuro es incorporar nuestras mallas dentro de una economía circular, o economía verde, para que el fin de su vida útil se convierta en un nuevo comienzo, sin la producción de desechos", explicó Gagliardo.

Informes técnicos
La conferencia se dividió en dos fases: una reservada para informes técnicos, otra para intervenciones y experiencias posteriores, con opiniones de técnicos y operadores.

Las intervenciones fueron coordinadas por la directora de FreshPlaza Italia, Rossella Gigli. 

Oradores excepcionales, en primer lugar los investigadores que colaboraron con Agrintech en el análisis y en las pruebas de campo de todos los objetivos mencionados.

La mesa de los ponentes. De izquierda a derecha: Gagliardo, Tedeschi, Gigli (moderadora), Neri y Grecchi. 

El profesor Davide Neri, del Departamento de Ciencias Agrícolas de la Universidad Politécnica de las Marcas, ilustró las variaciones cuantitativas y cualitativas de la luz en las mallas fotosensibles. A partir del amplio espectro de luz, el profesor indicó que las longitudes de onda son las más importantes no solo para la fotosíntesis, sino también para los aspectos fotomorfológicos. Es decir, la luz (a ciertas longitudes de onda) también genera efectos en la forma de las plantas (desarrollo de la altura, número de ramas, estado vegetativo, etc.).

El prof. Neri durante su discurso

También son interesantes los efectos anti-UV de las mallas de color (que hacen que el ambiente dentro de los huertos cubiertos sea más habitable), o los efectos antiquemaduras, o la capacidad de algunos tipos de mallas de color (como perla) para obtener una mejor difusión de la luz.

En resumen, el fruticultor puede crear esquemas de iluminación completamente diferentes entre sí, en función de sus necesidades específicas; por su parte, la malla se vuelve inteligente, pudiendo realizar varias tareas diferentes. En broma, Davide Neri concluyó su discurso declarando: "¡El máximo de la malla inteligente sería que pudiera variar de color durante la temporada!".

La profesora Rosemarie Tedeschi de la Universidad de Turín (Departamento DISAFA) habló sobre el uso de las mallas fotosensibles Iridium® como una estrategia de defensa para los manzanos y los melocotoneros, ilustrando algunas experiencias llevadas a cabo en Piamonte.

Un momento de la intervención de la profesora Tedeschi. 

Después de explicar los diferentes métodos de aplicación de las mallas de protección (con cierre incompleto si excluyen el suelo, con cierre completo si lo incluyen), la profesora especificó que la investigación realizada en Piamonte sobre el uso de mallas antiinsectos tomó en cuenta varios parámetros de las mallas, tales como el tamañ, el tipo de tejido y el color.

Resultados muy interesantes: no solo el uso de mallas para proteger a las plantas ha reducido drásticamente, como era previsible, la presencia de parásitos dañinos (incluidos D. suzukii y H. halys) en comparación con huertos no cubiertos y no tratados con insecticidas, sino que también resulta más eficaz que las condiciones comerciales estándares en las que se utilizaron medios químicos para contrastar plagas.

La investigación (llevada a cabo en el contexto del proyecto EU Life-Susafruit) también abre interesantes frentes para una investigación adicional sobre los efectos perturbadores de las mallas en el ciclo de vida normal de las plagas, más allá del efecto barrera (véase la diapositiva más abajo).

El último, pero no menos relevante, informe técnico, el de Marilena Grecchi (que representa a Gabriel-Chemie, fabricante austriaca de masterbatches de aditivos y color para plásticos), quien ilustró el proceso de producción maestro para mallas fotoselectivas contra el granizo.

De particular interés son los requisitos cualitativos de la coloración, que deben ser resistentes y estables a lo largo del tiempo, preservando sus propiedades incluso en condiciones de exposición prolongada a los rayos UV o productos químicos. De algunos testimonios surgidos del público (también extranjero) presente en la sala, que intervino con preguntas y consideraciones al final de los informes técnicos, no todas las mallas de colores presentes en el mercado son duraderas en el mantenimiento del color; algunas, a diferencia de Iridium®, tienden a descolorarse muy rápidamente. De ahí el papel ineludible de un dominio de altos estándares técnicos y personalizado según las necesidades del cliente.


Fecha de publicación :
©



Reciba el boletín diario en su correo electrónico gratis | haz clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor