España: El kiwi asturiano, muy castigado por las riadas

“La última riada nos puso en jaque”, explica Francisco Javier Feito, gerente de Kiwiastur, con plantaciones de kiwi en Peñaullán. Las pérdidas del sector en las vegas del Nalón han sido “cuantiosas” . Uno de los productores más perjudicados ha sido la empresa Kiwinatur. Alejandro Lechado asegura que han perdido “mucho dinero“. Ambas empresas asumen lo ocurrido pero quieren poner remedio para que no vuelva a suceder o, al menos, los daños se aminoren. Para ello creen necesario sentar en un a mesa a las partes implicadas, especialmente a la Confederación Hidrográfica del Cantábrico, institución estatal “que ni come ni deja comer”, señalan, en el sentido de que ni hace un mantenimiento de los cauces ni permite a las empresas del sector llevar a cabo obras de protección frente a las riadas.

Kiwinatur fue la empresa más afectada por las últimas riadas. Sufrieron daños en más de 60 hectáreas, 18 de ellas en Forcinas, otras 15 en El Campón y el resto en Riberas de Pravia, que era la zona de expansión de la empresa y en donde ya estaba en marcha la primera fase de ampliación. También se vieron afectadas otras tierras con cultivos de frutales en la zona de Agones. “Llevó tierra, tiró árboles justo en un momento clave, cuando estábamos podando y atando las plantas. Tendremos que volver a empezar tras retirar toda la basura que nos ha dejado el río, lo que nos llevará una o dos semanas”, explica Lechado.

“Ha sido un auténtico desastre, nos ha afectado no solo a la tierra sino a la maquinaria y a los equipos: dos tractores, un bulldócer, un todoterreno…” explica. Cree que la Confederación debería ser más flexible y permitir que las empresas tomen medidas de protección frente a las riadas, bien sea con escolleras o “dejándonos a nosotros mantener limpios los ríos y los cauces, pero todo son impedimentos por parte de la Confederación”.

Por su parte Javier Feito recuerda que sus plantaciones estuvieron 48 horas bajo el agua “y afectó a las raíces de las plantas. Está todo lleno de maderas y porquería que nos dejó el río y está todo lleno de lodo”. Feito asegura que aunque sufrieron muchos daños, “el diseño de plantación que hicimos mitigó el impacto, por ejemplo, la base de riego la teníamos elevada”. Así y todo algunas plantas se rompieron por la presión del río “eran plantas jóvenes que tardan 4 o 5 años en crecer”. Kiwiastur tiene terrenos en Peñaullán, en total unas 8 hectáreas y otras 12 para plantar “en donde tendremos que empezar de cero”. “La comercialización del sector está en jaque después de esto, no en jaque mate pero sí en jaque” asegura.

Feito critica la actuación de las distintas administraciones, aunque salva al Ayuntamiento de Pravia.

Fuente: lainforacionbn.es


Fecha de publicación :



Reciba el boletín diario en su correo electrónico gratis | haz clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor