La piña boliviana quiere recuperar la venta en el mercado internacional

Bolivia exportaba, en 2015, piña fresca y en conserva por un valor de 5 millones de dólares en 2015, pero en 2018 sólo acomodó ventas por 175 mil dólares. A pesar del potencial que tiene el trópico cochabambino, la fruta no cumple los requisitos de exportación, por lo que Chile y Argentina prohibieron su importación en 2014. Ese año se detectó cochinilla en el alimento, plaga que hasta la fecha no se ha podido controlar.

La cochinilla es un pequeño insecto blanco que mide entre dos y seis milímetros, por lo que fácilmente pasa desapercibido.

En 2014, salieron del país salieron 2,9 toneladas de piña fresca y enlatada por un valor de 1,2 millones de dólares, con rumbo a Chile, Argentina y Venezuela.

Sin embargo, ese mercado no pudo recuperarse por falta de capacitación y asesoramiento que los productores reclaman al Gobierno.

En esa época existían unas siete enlatadoras de piña en Chapare. Al cerrarse el mercado, éstas se dedicaron a enlatar palmito. Actualmente, sólo quedan dos envasadoras de piña: Bolhispania, que exporta una mínima cantidad a Uruguay, y otra empresa del Estado, que se dedican a entregar su producto para el subsidio de lactancia.

Desde 2016, la exportación de la fruta fue cayendo. Ese año se exportaron 1.571.052 kilos de piña por 588.942 dólares y en 2017 la cifra bajó a 853.810 kilos por 345.858 dólares a Costa Rica, Argentina, Chile, Colombia e Italia.

“Nos hemos aplazado en la exportación de fruta. En el trópico se produce una gran cantidad de piña, pero la calidad no es la que requiere el mercado internacional. El manejo que hacemos es muy empírico y artesanal”, dijo el representante de los Productores de Palmito y Piña de Cochabamba, Ditter Villca.

Ahora, el sector reclama asesoramiento técnico y un centro piloto experimental de piña para poder recuperar la venta en el mercado internacional. “Necesitamos un manejo de todos los rubros porque de eso depende la exportación. Existe el mercado que está todavía cautivo”, dijo Villca.

La piña boliviana fue remplazada en el exterior por la fruta indonesia, que es de mayor calidad y menor precio.

En 2018, el Fondo Nacional de Desarrollo Integral (Fonadin) proyectaba duplicar el valor de las exportaciones de piña de 2 a 4 millones de dólares.

Anunció que trabajaría con plantas in vitro y huertos madre para evitar enfermedades en la fruta y tener mayor control de sanidad y calidad que exigen los mercados de Argentina y Chile.

Fuente: laprensa.com.bo


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor