Leon van Meir, de Van Meir Onions:

Países Bajos: "Las bajas ventas y las importaciones inminentes hacen impredecible el final de temporada de cebollas"

"Si hago un análisis de cómo se desarrolló el mercado de la cebolla, veo que el precio subió (demasiado) lentamente al comienzo de la temporada. Después de la jornada dedicada a la cebolla en los terrenos de Rusthoeve (Colijnsplaat, Países Bajos), el precio se disparó porque los comerciantes y los agricultores del norte se dieron cuenta de que había una situación especial. Los comerciantes y los especuladores intentaron hacer negocio a lo grande", dice Leon van Meir en su boletín de noticias. El mercado de la patata había reaccionado mucho antes ante la sequía, a pesar de que las patatas son menos susceptibles a la sequía que las cebollas. Se vendieron muchas cebollas durante este período. De septiembre a noviembre, se envasó y se exportó también una gran cantidad de cebollas. Ahora que las cebollas se han encarecido, la demanda ha caído. Los destinos lejanos no están interesados; África está comprando algo, pero en realidad las cebollas se han vuelto demasiado caras para este continente. La gente allí gana solo una fracción de lo que se gana en Europa".

"Europa se está acaparando lentamente el mercado y puede pagar estos altos precios mucho más fácilmente. El stock es de solo 7.000 toneladas por semana, mientras que otros años la exportación en la segunda mitad de la temporada era de alrededor de 17.000 a 18.000 toneladas por semana. Los rendimientos de las cosechas también son más bajos en Europa, por lo que es casi imposible que las cebollas no se encarezcan aún más. Sin embargo, existe un dilema: los mayores entre nosotros aún recordarán el año 1976, que al igual que el 2018, también fue un año muy seco. En aquel momento, las patatas y las cebollas fueron caras en otoño, pero terminaron con precios bajos en la primavera. Conclusión: si algo es muy caro, el mercado se porta de manera totalmente inusual. Ahora llegan cebollas a los Países Bajos desde España, China, India y Estados Unidos, pero en cantidades muy limitadas. Egipto y Nueva Zelanda están ansiosos por sacar partido de los altos precios con su nueva cosecha. Debido al bajo volumen de ventas y la amenaza de las importaciones, podemos encaminarnos hacia un final diferente al que todos puedan pensar. Los agricultores confían en que los comerciantes saben qué va a ocurrir, pero en este caso nadie sabe cómo va a terminar esto".

Fuente: Nieuwsbrief Van Meir


Fecha de publicación :



Reciba el boletín diario en su correo electrónico gratis | haz clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor