Resumen del mercado global de la cebolla

¿Dónde están las cebollas? Eso es lo que se preguntan muchos comerciantes de todo el mundo. A consecuencia del verano seco y caluroso que vivió Europa, la cosecha en el norte del continente es mucho menor. En los Estados Unidos, las lluvias de finales de verano tuvieron un efecto similar en las cifras de cosecha. Los precios de la cebolla están subiendo en todo el mundo y están surgiendo nuevas relaciones comerciales. Por ejemplo, China está exportando a Europa, lo cual constituye un nuevo flujo comercial. Otros países, como Kirguistán, están tratando de hacerse con una porción de este exigente mercado.

 

España: La buena cosecha y demanda muy elevada
En España, la cosecha se ha recuperado después tras la caída de los rendimientos del año pasado e incluso ha alcanzado volúmenes más altos respecto a la cosecha de hace dos años. Gracias a la abundancia de calibres grandes y a la buena calidad de las cebollas, sumados a la falta de producto en el resto del continente, la demanda de cebollas españolas es bastante elevada. El resultado son buenos precios de hasta 0,40 euros el kilo para las cebollas ya lavadas, calibradas y guardadas en las cámaras. “Esta es una de las mejores temporadas que recuerdo”, afirma Luis Fernando Rubio, director de Procecam. “Ha hecho un tiempo suave este año, sin olas de calor como ocurrió el año pasado, y que afectaron a los rendimientos”.

La demanda de cebollas españolas es tan elevada que los comerciantes ya han empezado a importar de otros orígenes como Nueva Zelanda, Sudamérica y Sudáfrica para poder satisfacer la demanda en las próximas semanas. Los exportadores están algo preocupados por el cierre de la frontera senegalesa a las cebollas holandesas. En estas circunstancias, y siendo Senegal el principal mercado para Holanda, los comerciantes españoles temen que haya exceso de cebollas holandesas en Europa la próxima temporada.

Dados los buenos resultados de este año, está previsto que los agricultores apuesten más por este cultivo y crezca la superficie, de hecho, ya se reporta un aumento de alrededor del 10% en la plantación de cebollas tempranas con recolección en primavera. Para la superficie de cebollas de media temporada y tardías, aún es muy pronto para tener cifras.

Países Bajos: Temporada extrema con poca cosecha y precios altos
Los exportadores holandeses de cebolla están teniendo un año especial. Debido a que la cosecha es limitada como resultado de unas condiciones meteorológicas secas, las existencias disponibles son considerablemente menores. En la tercera semana de 2019, el volumen total despachado superó las 600.000 toneladas, por lo que cada semana se han exportado 20.000 toneladas a precios altos. Debido a las elevadas cotizaciones de las cebollas holandesas y a la merma de la producción en Europa (1,2 millones de toneladas menos), en estos momentos se encuentran cebollas chinas en el mercado. Las cebollas de Nueva Zelanda, Chile, Argentina, Sudáfrica y Egipto tampoco tardarán en llegar al mercado europeo para compensar la falta de producto. En la actualidad, la demanda de los destinos de ultramar está moviendo a Europa.

Los productores italianos se benefician de un buen mercado
El precio es bueno y hay cebolla suficientes almacenadas para un mes, pero es gracias a las importaciones, que compensan la escasez de cebollas italianas. Un productor nos dice que siembra 40 hectáreas todos los años y que ha tenido una buena cosecha este año. “El precio ha sido bueno desde el inicio de la temporada, luego subió a causa de la escasez en algunos países del norte de Europa”, explica. En Italia, la producción ha sido similar a la de años anteriores, lo cual ha puesto a los productores en una situación ventajosa. “Los precios empezaron en 0,25 euros el kilo para las amarillas y en 0,30 euros el kilo para las rojas. Esto se aplica, por supuesto, a las cebollas de mejor calibre y calidad”.

En las últimas semanas, se han importado cebollas de Francia y Austria para complementar la cosecha italiana. Según un comerciante, las cebollas en Big Bags pueden alcanzar hasta 0,60 euros el kilo. “Todavía me queda producción nacional. Los calibres más grandes se venden por 0,50 euros el kilo”. No espera que se produzca ningún cambio importante esta temporada. “He hablado con algunos comerciantes de semillas y, por ahora, no se ha registrado ningún incremento significativo en las ventas, pero aún queda tiempo”.

Otro comerciante dice que hay productores italianos que almacenan la cosecha y especulan para obtener precios más altos. “Es cierto que tenemos que compensar las pérdidas del año pasado, pero no tiene sentido retener las existencias ahora que está empezando la temporada de importación”. En el mercado mayorista, las cebollas amarillas se venden a 0,70 euros el kilo y las chalotas alcanzan hasta 1,75 euros el kilo. “No hemos visto precios así en la última década. En 2018, nos pagaban 0,30 euros el kilo por las chalotas, muy por debajo de los costes de producción”.

Alemania: Las cebollas nacionales estarán disponibles hasta marzo
En el centro de Alemania, la cosecha nacional se está acabando. Un comerciante dice que probablemente tendrá cebollas alemanas (amarillas y rojas) hasta mediados de marzo. Después cambiará a las importaciones holandesas durante un mes. “Normalmente, tenemos caídas de alrededor del 30% aquí en Hesse”. Desde mediados de abril, las cebollas se importan de Nueva Zelanda, que permanecen en el mercado hasta el inicio de la temporada alemana. Hasta principios de este mes, las cebollas han mantenido una buena calidad en almacén. “Ahora notamos los efectos del verano seco y caluroso, porque el producto está envejeciendo más rápido de lo normal”. Aun así, no preocupa la escasez. El precio de 48 euros por 100 kilos está muy por encima de la media.

Francia: El precio se ha duplicado
Este año, el mercado está bajo presión. Sin embargo, un comerciante señala que, pese a los calibres pequeños provocados por unas condiciones meteorológicas secas, la calidad de las cebollas francesas es buena. El problema es principalmente la disponibilidad de volúmenes. Este año, la oferta es inferior a la demanda, pero los precios son “correctos” y muestran una tendencia al alza regularmente. A diferencia del año pasado, cuando se pagaban precios de 150 euros por tonelada, ahora se pagan 350. Es un buen año para los franceses.

Además del mercado nacional, a los comerciantes les suele llegar demanda de otros países, pero es difícil satisfacerla. Según los franceses, la demanda internacional es mayor debido a la escasez sufrida por los exportadores holandeses. Parece que hay una elevada demanda de calibres 60/80 y 40/60.

 

EE. UU.: El mercado está en un punto de inflexión
La oferta de cebollas es estable actualmente, pero parece que el mercado se encuentra a las puertas del cambio. En el noroeste, la disponibilidad de cebollas rojas y amarillas es buena, pero se ha registrado escasez de cebollas blancas. Además, la calidad de las cebollas blancas no ha sido óptima, por lo que los productore las vendieron a principios de la temporada. El año pasado, la situación fue la opuesta y muchos productores esperaron demasiado para vender, por lo que el mercado se desplomó. En general, la oferta de cebollas blancas parece menor este año. También de México y Texas llegan noticias de una menor cosecha de cebollas blancas.

En otras regiones productoras, en concreto Míchigan, Nueva York, Wisconsin y Canadá, las perspectivas no son mucho mejores. La cosecha es decepcionante debido a las fuertes lluvias registradas a finales del verano.

En cualquier caso, la demanda se mantiene baja. Como resultado, el mercado es estable. Tradicionalmente, la demanda empieza a caer a finales de enero o principios de febrero. Si la demanda se mantiene alta, se reflejará inmediatamente en el precio. Un comerciante dice que el precio de las cebollas blancas, que actualmente se sitúa en 25 dólares, podría elevarse fácilmente 10 dólares. La creciente demanda parece llegar del extranjero, de países como México y los Países Bajos, que cada vez demandan más cebollas.

En la actualidad, el precio se mantiene más bien alto, aunque podría cambiar rápidamente. En el caso de las cebollas rojas, el precio alcanza los 4 dólares en un mal mercado y 7 dólares en un buen mercado. “En la actualidad estamos recibiendo de 5,50 a 6 dólares, así que está bien”, dice un comerciante.

Mientras, México ha empezado a enviar cebollas amarillas, aunque el pico de la temporada no se alcanzará hasta marzo. En los Estados Unidos hay 2 millones de balas de cebollas menos en los almacenes. En marzo, tan pronto Míchigan, Nueva York, Wisconsin y Canadá no tengan nada en el almacén, su demanda subirá. En los últimos años, estas regiones no han dado abasto con su producción propia.

Australia: Un mercado nacional lleno estimula las exportaciones
Una de las mayores empresas productoras de Australia meridional informa de que la cosecha es ligeramente menor que el año pasado. Los fuertes vientos y la persistente sequía han tenido un efecto negativo en la cosecha. Según se informa, no ha habido problemas de enfermedades. Dada la significativa plantación de cebollas de día corto, medio y largo, es probable que la cosecha dure hasta marzo.

El mercado nacional tuvo exceso de oferta el año pasado; como resultado, los productores y los comerciantes basaron su estrategia de crecimiento en la promoción de las exportaciones. El sector ha lanzado varias iniciativas para seguir invirtiendo en este campo.

China exporta a Europa
El mercado de la cebolla en China es muy bueno ahora mismo. A principios de 2018, las cosas no fueron bien y los precios fueron un tanto bajos. Esta vez, en cambio, dados los problemas que hay en Europa (provocados por una producción mucho menor que otros años), la demanda de cebollas chinas ha mejorado considerablemente en la segunda parte del año. En estos momentos se está exportando mucho de China a Europa, pero el Sudeste Asiático sigue siendo un destino importante para las cebollas chinas. La variedad más popular en Europa es la cebolla amarilla. La demanda de cebollas rojas es menor porque se exportan a Europa desde la India.

Los precios de las cebollas también son más altos que los registrados el año pasado por estas fechas. El precio ha subido no solo por el aumento de la demanda, sino también porque los costes de envío desde el puerto de Qingdao a Róterdam se han elevado. Durante el Año Nuevo chino, todo se detiene durante un tiempo, pero esta semana se han reanudado los envíos de cebolla.

Kirguistán busca un nuevo mercado
Puesto que las vecinas Kazajistán y Rusia han elevado sus producciones de cebolla, los productores de cebolla kirguíes han estado buscando alternativas. En los últimos años, las cebollas de Kirguistán han tenido una buena posición en estos mercados, pero ahora han tenido que renunciar a ellos, así que los exportadores están en busca de nuevos destinos de exportación. No sorprende, pues, que vean oportunidades en Europa.

 


Fecha de publicación:
©



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor