Una peladora de cebollas permite reducir la mano de obra

El año pasado se inauguró la nueva oficina central de Düpmann GmbH & Co. KG en Borgholzhausen, Alemania. La empresa suministra a la industria alimentaria alemana varias hortalizas procesadas, incluidas cebollas peladas y cortadas, si así se desea, así como pimientos, zanahorias, calabacines, pepinos y puerros, en cubos, rebanadas, rodajas o tiras. También produce mezclas de hortalizas, y ajo y puré de hortalizas. El ajo pelado y las hortalizas congeladas también forman parte del surtido.

El actual edificio de producción de Marienfeld tienen casi 15 años. La familia Düpmann siempre ha tenido vinculación con el sector agrícola de una u otra manera. Por eso comenzó a pelar cebollas a principios de los 70. En los 90, se añadió el pimiento procesado y su surtido ha crecido de manera constante desde entonces. Después de la construcción del último edificio en 2009, pronto fue evidente que se había alcanzado la máxima capacidad en Marienfeld, y que se hacía necesaria una nueva expansión. Después de cierta deliberación, se decidió construir unas nuevas instalaciones en Borgholzhausen, aunque el edificio de producción en Marienfeld también forma parte de la empresa.

Nueva peladora de cebolla
Un nuevo edificio también requiere una ampliación de la maquinaria. "Procesamos, entre otros productos, cebollas españolas en mayores tamaños. Sobre todo tienen demanda en verano, cuando los procesadores de carne las utilizan para las brochetas de barbacoa. Nuestras máquinas actuales pueden pelar sin problemas cebollas de calibre 70 a 90, pero hemos comprado una nueva máquina para los calibres grandes. Hemos escogido una MOP-200 de JBT FTNON. En los últimos años, hemos tenido diez empleados para el pelado manual de cebollas en temporada alta, de marzo a agosto, y ahora solo necesitamos dos operarios para colocar las cebollas en la posición correcta y para inspeccionar el producto pelado", explica Heinz Düpmann. Una cinta transportadora coloca cada cebolla en un recipiente o bolsillo individual. El operario posiciona la cebolla de manera que los extremos se puedan cortar. A continuación, cuatro cuchillas cortan la piel y la cebolla queda sujeta entre dos brazos. La cebolla se rota y se le hace un corte a lo largo de su diámetro. La piel se sopla con aire comprimido. La apertura y el cierre del total de seis brazos de la máquina se lleva a cabo con campos magnéticos. Es una técnica FTNON desarrollada en 2011, y se utiliza en la MOP-200 desde 2017. Por último, un trabajador inspecciona el producto pelado por si ha quedado algún resto de piel o ha habido daños.

Compacta e higiénica
Además de ahorrar en trabajadores, la higiene es un motivo importante para comprar la máquina para la empresa Düpmann. Según Heinz Düpmann, el producto ya no pasa de mano en mano, y la máquina es fácil de limpiar. Lars Heuvelmans, de JBT FTNON, lo confirma. "La mayoría de las máquinas existentes necesitan muchas piezas para cortar cebollas. La nueva máquina que hemos desarrollado es mucho más compacta y tiene un 60% menos de piezas. La máquina no utiliza cadenas y todo está fabricado en acero inoxidable. Tiene una construcción modular para que todas las partes de puedan limpiar por separado. Las piezas que levantan las cebollas, las rotan para retirar la piel y las vuelven a bajar, a menudo contienen resortes y correas de transmisión. Esto lo hemos reemplazado con imanes permanentes. Una gran ventaja de esto es que los imanes necesitan poco mantenimiento, pero la instalación sigue siendo la misma".

l.heuvelmans@ftnon.com 


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor