"El cultivo de la patata, pilar de la agricultura valona y del sector agroalimentario belga"

La prensa ha transmitido recientemente las inquietudes de los ribereños de Frameries, respecto a la instalación de la actividad de transformación de patatas por parte de la empresa Clarebout, y las consideraciones del ministro Di Antonio sobre el desarrollo del cultivo de la patata en Valonia y su impacto en el medio ambiente. La Fiwap (organización interprofesional del sector completo en Valonia), la FWA (Federación Valona de Agricultura) y Belgapom (comercio mayorista y de transformación belga de patatas) consideran necesario explicar la realidad del sector y lo que está en juego en relación con la producción y con la valorización de la patata en Bélgica.

La patata, un sector totalmente económico
El cultivo ocupa actualmente 43.500 de hectáreas en Valonia y cerca de 100.000 en Bélgica (fuentes: declaraciones regionales PAC), repartidas entre más de 3.500 productores, por un valor de producción estimado en estos últimos 5 años entre 350 y 550 millones de euros (fuente: Fiwap). Bélgica posee una economía eminentemente abierta, con un (relativamente) alto valor añadido para la mayor parte de los sectores de actividades, de exportaciones y de productos manufacturados. Lo mismo ocurre (desde hace más de 25 años) con la patata, cuya producción no tiene como único objetivo cubrir las necesidades alimentarias de la población local.

Los suelos y el clima del noroeste europeo permiten unos de los rendimientos más elevados del mundo. Una ventaja natural que, junto al profesionalismo del sector, ha permitido el desarrollo de una industria de la transformación exitosa en Bélgica. Los productos terminados belgas (sobre todo patatas fritas congeladas) se exportan a más de 150 países de todo el mundo (fuente: Belgapom), y consiguen un balance comercial neto de más de 1.750 millones de euros anuales (fuente: Eurostat). Tras los precios bajos de los cereales estos últimos años y con el fuerte retroceso del cultivo de la remolacha azucarera, la patata se ha convertido hoy en día en uno de los pilares de la agricultura valona. Su transformación crea cerca de 5.000 empleos directos (fuente: Belgapom), y miles de empleos indirectos. Las inversiones en las fábricas superaron los 300 millones de euros en 2018 (fuente: Belgapom), a los cuales hay que añadir las inversiones permanentes (hangares de almacenamiento, máquinas y equipamientos...) realizadas por las explotaciones agrícolas de producción. Todo esto sin contar el negocio ligado a la producción (adquisición de insumos...), el transporte y la valorización (intermediarios). Los conocimientos y las inversiones a lo largo de la cadena permiten que sea un sector extremadamente eficiente.

Patata y durabilidad
Entre los grandes cultivos, la patata siempre está en el punto de mira por su impacto en los suelos, el aire y el paisaje. El sector conoce bien sus responsabilidades en materia medioambiental. Se llevan a cabo iniciativas concretas para reducir el uso de productos de protección de las plantas, tales como sistemas de advertencia del tratamiento y las técnicas de reducción de la deriva tras las pulverizaciones. La selección de variedades está totalmente orientada a la creación de variedades menos sensibles a las enfermedades y a las plagas, y el sector espera que las regiones de Bélgica lleguen a un acuerdo sobre el posible uso de las variedades resultantes de nuevas técnicas de creación de variedades, lo que contribuirá a disminuir en gran medida el uso de productos de protección de las plantas.  En este contexto, se realizará una reflexión común sobre la rotación de los cultivos, en la que se centrará la atención en los próximos debates interprofesionales. Respecto a la lucha contra la erosión y la escorrentía, se llevaron a cabo numerosos proyectos de investigación y desarrollo respecto al uso casi generalizado de la compartimentación de los riegos, para reducir en la medida de lo posible el riesgo de flujos de lodo. El sector belga es también pionero en el uso de imágenes por satélite para el seguimiento en línea de los cultivos, mediante el programa Watch It Grow. En resumen, se están estudiando métodos relacionados con la agricultura de precisión para reducir los insumos sin afectar a los rendimientos ni a la calidad de las producciones. Existen numerosas iniciativas y el sector trabaja para mejorar las colaboraciones entre todos los agentes.

El desarrollo de la transformación belga de la patata va a continuar para responder a la demanda mundial de productos terminados, pero el abastecimiento suplementario de las fábricas se realizará básicamente con la introducción de patatas de Francia y de Alemania. En Bélgica, la Fiwap, la FWA y Belgapom solicitan una verdadera asociación entre los agentes privados (de producción y de transformación), las autoridades (regionales y federales), para un crecimiento sostenible, tanto en materia medioambiental, como social y económica. Todo esto conservando la vocación por las exportaciones del sector, así como un diálogo sano y sincero entre la agricultura y la sociedad, con respeto y comprensión mutuos.


Para más información:
Fiwap-asbl  
Pierre Lebrun 
Rue du Bordia, 4
5030 Gembloux
0032(0)81610656 
pierre.lebrun@fiwap.be

FWA 
Alain Masure 
Chaussée de Namur, 47 
5030 Gembloux 
0032(0)81600060
alain.masure@fwa.be 

Belgapom 
Romain Cools 
Quai de Willebroeck, 37 
1000 Bruxelles 
0032(0)93391249  
romain.cools@fvphouse.be 


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor