¿Y si el plástico no fuera tan malo?

Los envases de plástico están hechos cada vez más de múltiples capas de estas y otras sustancias, como el polipropileno orientado biaxialmente o el etileno-acetato de vinilo. Los diferentes materiales tienen propiedades diferentes, por lo que las capas múltiples pueden ofrecer el mismo rendimiento en un envase más delgado y, por lo tanto, más ligero. Pero estas sustancias compuestas son más difíciles de reciclar.

No es fácil calcular qué conviene más. Dependiendo de la cantidad de envases más pesados, pero reciclables, que se reciclarán, podría ocurrir que los envases más livianos y no reciclables generen menos desechos.

Y una vez que empiezas a analizar el tema de los envases de plástico, encuentras paradojas similares constantemente.

Algunos envases son un desperdicio tonto. Pero, ¿qué pasa, por ejemplo, con los pepinos envueltos en film transparente que se mantienen frescos durante 14 días en lugar de tres?

Los pepinos envueltos así extienden casi cinco veces su vida útil.
¿Qué es peor? ¿1.5 gramos de envoltura plástica o pepinos enteros que se pudren porque no llegan a ser comidos? De repente no es tan obvio.

Las bolsas de plástico evitan que las bananas se pongan negras rápido o que las papas nuevas se vuelvan verdes; también retienen las uvas que se caen de los racimos.

Hace aproximadamente una década, un supermercado de Reino Unido experimentó con sacar todas sus frutas y verduras de sus envases, y su tasa de desperdicio de alimentos se duplicó.

Y no es solo la vida útil, ¿qué pasa con los residuos creados incluso antes de que los alimentos lleguen a la tienda?

Otro supermercado, que había sido criticado por poner manzanas en bandejas envueltas en plástico, trató de venderlas sueltas en grandes cajas de cartón, pero tantas se dañaron durante el traslado que al final se terminó usando más embalaje por manzana vendida.

Las manzanas se conservan mejor durante su traslado sin están empaquetadas. Según un informe del gobierno británico, solo el 3% de los alimentos se desperdician antes de llegar a las tiendas.

En los países en desarrollo, esa cifra puede ser del 50%, y esa diferencia se debe en parte a cómo se envasa el alimento.

Si has comprado bolsas resistentes y reutilizables en tu supermercado, es probable que estén hechas de polipropileno no tejido, y son menos dañinas, pero solo si las usas al menos 52 veces. Eso concluyó un informe del gobierno danés, que sopesó los variados impactos ambientales de la producción y eliminación de diferentes bolsas.

Y una bolsa reutilizable de algodón orgánico, los investigadores estimaron que se necesitan 20.000 usos para justificar su existencia. Lo que equivale a ir de compras a diario durante más de medio siglo.

Pero nuestro deseo de que haya menos desperdicio puede no tener efecto en el mercado, porque el problema es complicado y nuestras elecciones de compra a veces pueden, sin quererlo, hacer más daño que bien.

Parece claro que la solución no será dejar de usar envases sino crear mejores envases.

Fuente: bbc.com

 


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor