H&M empieza a utilizar cuero de piña

Desde hace unos años, el mundo de la moda ha cambiado también hacia una producción responsable. La industria de lujo y las marcas, para el público en general, de ropa lista para llevar intentan dar una respuesta, sobre todo, en términos de alternativa al cuero animal.

H&M ha hecho públicas, el jueves 11 de abril, sus nuevas colecciones con motivo de la octava edición de la Conscious Exclusive, una gama de ropa elaborada con materiales sostenibles. A parte de utilizar un producto a partir de residuos de zumo de cítricos y de fibras textiles de ortigas, el gigante sueco ha presentado por primera vez una chaqueta realizada con Piñatex, un cuero a base de piña.

Robusta, ligera, este famoso tejido, que se dobla sin desgarrarse, ha tenido un gran éxito. Este sustituto del cuero creado a partir de fibras de hojas de piña seduce a las marcas de todos los horizontes. Moda, mobiliario y marroquinería, no eran más de 400 el pasado mes de septiembre las que habían apoyado esta idea, entre ellas, Lancel y Hugo Boss.

"Es un mercado en total expansión. Sabiendo que hay 13 millones de toneladas de desechos de hojas en la producción de piñas cada año, si valoramos el conjunto, el Piñatex podría sustituir la mitad del mercado del cuero mundial", indica Mélanie Broyé-Engelkes, presidenta de Ananas Anam, fabricante que distribuye el Piñatex.

Es una diseñadora española de productos de cuero la que creó esta nueva tendencia: Carmen Hijosa desarrolló este textil tropical tras haber trabajado como asesora en Filipinas. Allí, la investigadora descubrió el barong tagalog, una vestimenta ceremonial que llevan los locales y que está fabricada a partir del tejido en cuestión. Ella fundó la empresa Ananas Anam en 2011.

Se extraen las fibras de las hojas de la piña, se envían a una fábrica textil española donde realizan tratamientos industriales y químicos similares a los utilizados en la preparación del fieltro. Se comprimen para dar la impresión de que se han tejido. 480 hojas, por lo que se necesitan 16 piñas para producir un metro cuadrado de Piñatex. Se vende a 45 euros, un 20 % menos que el cuero, y puede encontrarse en cuatro tonos: carbón, natural (crema), castaño o metalizado.

Por otra parte, el Piñatex no es totalmente ecológico. De hecho, este textil no es biodegradable. Además, la producción de piñas, que muchas veces se tratan con pesticidas, causa numerosos daños en Costa Rica, por ejemplo.

Fuente: huffingtonpost.fr 


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor