Sudáfrica: Bananas uniformes y de alto rendimiento gracias al cultivo de tejidos

La plantación de un huerto sano comienza por elegir el material de plantación correcto. En el único laboratorio de este tipo que hay en Sudáfrica las plantas de banana se cultivan a partir de tejidos cultivados para producir clones de alto rendimiento.

En un laboratorio de Letsitele, Limpopo, un equipo de técnicos está trabajando en lo que se convertirá en toda una plantación de banana en Sudáfrica. El proceso parece estar más relacionado con la medicina que con la agricultura: los empleados llevan mascarillas y guantes, utilizan escalpelos, trabajan en entornos ultraestériles, cortando y duplicando tejidos de banana cultivados como primer paso para producir una plantación de alto rendimiento y libre de enfermedades.

Las plantas se producen en el Du Roi Laboratory mediante la rápida multiplicación de cultivos de tejidos, lo cual ofrece a los agricultores la ventaja de convertir o ampliar sus plantaciones de forma rápida y eficiente con selecciones superiores de plantas fieles a su tipo.

"La ventaja de las plantas procedentes el cultivo de tejidos es que son uniformes, crecen al mismo ritmo y están listas para cosechar a la vez. Hace que la gestión de la plantación sea mucho más sencilla", dice Suné Wiltshire, gerente general del laboratorio.

El punto de partida es una parcela madre de 4 hectáreas plantada muchos años que incluye las variedades que se ha demostrado que poseen las mejores características. Esto es algo fundamental, según Wiltshire, ya que el proceso de cultivo de tejidos es un clon de la planta madre.

Los vástagos se llevan de las parcelas madres al laboratorio, donde se diseccionan en porciones más pequeñas y se colocan en pequeños tubos con hormonas del crecimiento para estimular una multiplicación más veloz. A continuación, los tubos se colocan en salas de cultivo donde la temperatura, la luz y la humedad están controladas para crear un clima de crecimiento ideal.

Al cabo de cuatro, los tubos regresan al laboratorio, donde las plantas se siguen diseccionando. El personal, provisto de escalpelos y pinzas, nunca toca las plantas con las manos.

Varios pasos después, pasadas de seis a ocho semanas en el vivero, las plantas alcanzan 20 centímetros y están listas para plantarse en la tierra.

Fuente: farmersweekly.co.za


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor