Es la fuente proteica favorita de la industria alimentaria

El guisante, el nuevo ingrediente de la "carne" vegetal

El guisante se ha erigido como la nueva fuente de proteína favorita de la industria alimentaria, con el que se están elaborando nuevos productos sustitutos de las proteínas animales, ante la preocupación por el impacto ambiental de la producción de carne para consumo y la desconfianza suscitada hacia la soja por una parte importante de los consumidores.

Este mes, el productor de sustitutos de la carne Beyond Meat hizo historia cuando su compañía productora de ‘carne’ vegana debutó en Wall Street y sus acciones casi triplicaron su valor en su primer día en la bolsa. Las exitosas hamburguesas y salchichas veganas elaboradas por Beyond Meat, fabricadas con guisantes, llegarán este mes a los supermercados de Estados Unidos.

La compañía Ripple Foods, también tiene una línea de sustitutos lácteos a base de guisantes.

Con los guisantes convertidos en una materia prima tan importante, los gigantes agrícolas se preparan para elevar su oferta, ya que se ha estimado que las ventas mundiales de proteína de guisante se cuadruplicarán para 2025.

La popularidad de esta legumbre es tal que, anticipándose al lanzamiento de nuevos productos y temiendo que se produzca una escasez de guisantes, la compañía Lightlife compró el equivalente a más de un año del ingrediente.

Además de los guisantes, en el reino vegetal hay muchas otras fuentes de proteínas que la industria procesadora podría utilizar: frijol mungo, arroz integral, semillas de mostaza o lentejas. Disponer de un gran surtido de fuentes vegetales proteicas será una ventaja para la elaboración de sustitutos cárnicos, y se podrá obtener una textura más cercana a la carne animal.

Con respecto a la soja, el hecho de poseer un alérgeno que se suele modificar genéticamente, ha provocado que haya sido protagonista de numerosos titulares conflictivos sobre la posibilidad de que pueda suponer un riesgo para la salud.

Aun así, las marcas leales a la soja podrían estar considerando nuevas estrategias.

Sin embargo, la proteína del guisante podría no estar libre de preocupaciones. El Detox Project, una organización investigadora que analiza los alimentos en busca del pesticida glifosato, lo ha analizado durante el último año y los resultados, como los de otros productos estudiados, no han sido buenos. "Difícilmente encontramos una fuente de proteína de guisante limpia en algún lugar", informó Henry Rowlands, director del proyecto. De hecho, los productos etiquetados como ecológicos tenían niveles mucho más altos de pesticidas que las versiones convencionales, detalló.

 

Fuente: infobae.com


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor