España: La amenaza del Tobamovirus en Andalucía exige medidas de control

La amenaza real que supone la llegada del Tobamovirus (ToBRFV) a las regiones productoras de tomates y pimientos de Almería y Granada ha provocado que el Servicio de Sanidad Vegetal de la Junta de Andalucía haya publicado una nota en su página web en el que alerta de la presencia en Jordania y México e insta a extremar las precauciones si se viaja a esos países para evitar su propagación.

Se han producido brotes recientemente en Alemania (EPPO RS 2019/012), Italia (EPPO RS 2019/013) y en México (EPPO RS 2019/014) donde el virus causa mayor preocupación para los cultivadores de tomate y pimiento. En EE. UU. fue detectado en 2018 y erradicado.

Dado que ToBRFV es un virus emergente y el tomate es un cultivo importante para la región de la EPPO (European and Mediterranean Plant Protection Organization), la Secretaría de la EPPO decidió agregarlo a la Lista de Alertas en enero de 2019. La Unión Europea (UE) podría regular esta plaga próximamente.

El Tobamovirus
En el cultivo de tomate los síntomas varían según variedades. Los síntomas en hojas son clorosis, mosaico y moteado con estrechamiento de las hojas. En el fruto, se observan manchas amarillas o marrones, con síntomas rugosos que hacen que los frutos no sean comercializables.

En pimiento, puede observarse deformación, coloración amarillenta y mosaico en las hojas. Los frutos se deforman con áreas amarillas o marrones o rayas verdes.

ToBRFV se transmite por contacto (herramientas contaminadas, manos, ropa, contacto directo de planta a planta) y material de propagación (injertos, esquejes). La transmisión por semillas es sospechosa pero no ha sido aún verificada. Los tobamovirus pueden permanecer infectivos en semillas, restos de plantas y suelo contaminado durante meses.

Experimentos recientes en invernaderos han demostrado que ToBRFV puede ser transportado por abejorros (Bombus terrestris) y transmitido a plantas de tomate saludables durante la polinización (mecánicamente).

Medidas de control

– Las plántulas deben ser inspeccionadas y garantizada su sanidad por lo que se deben utilizar plántulas procedentes de semilleros debidamente inscritos en el Registro Oficial de Productores, Comerciantes e Importadores de Vegetales (ROPCIV) y disponer del correspondiente Pasaporte Fitosanitario.
– Eliminar al máximo posible los restos vegetales de los cultivos anteriores, incluidas las raíces.
– Se recomienda realizar desinfección de manos y útiles de trabajo antes del inicio de cada operación y, especialmente, con herramientas que pudieran traer operarios eventuales que realizan su actividad en diferentes invernaderos.
– Considerar la posibilidad de rotación de cultivos, incluyendo aquellos no sensibles o resistentes.
– No tocar las plantas sospechosas y comunicar de su presencia al servicio técnico, que en caso necesario se pondrá en contacto con el Departamento de Sanidad Vegetal de las Delegación Territorial de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible. Si se determinara que existen plantas infectadas se procedería a su destrucción a través de un Gestor de residuos autorizado.

 

Fuente: almeria360.com


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor