Konstanze Pantiru, de Pantiru Knoblauchkulturen GbR:

Alemania: "La clasificación manual y la regionalidad agregan valor a nuestro ajo"

En el Palatinado, desde hace algún tiempo se está llevando a cabo la cosecha de ajos. Desde el 15 de mayo, más de una semana antes de lo habitual, Pantiru GbR ha estado cosechando sin parar en sus terrenos en la localidad de Lampertheim (Alemania). El bulbo, que anteriormente se consideraba como exótico, se cultiva ahora en Alemania a una escala relativamente grande. En Lampertheim, la superficie dedicada a la producción de ajo incluso se ha cuadruplicado en tres años, dice la propietaria Konstanze Pantiru.


Ciprian Pantiru en el campo de ajos

Este productor de ajo comenzó en 2016 con 6 hectáreas, después de que el ajo ya se hubiera cultivado de forma incipiente durante algunos años en la finca de hortalizas de la familia. Mientras tanto, la superficie total ha ascendido a 24 hectáreas, y hay mucha gente que ve todavía posibilidades de extensión de la producción en la zona. "Suministramos tanto a clientes mayoristas como a retailers de alimentos. Aunque el cultivo de ajo no es tan grande en Alemania como lo es, por ejemplo, en los Países Bajos, las cantidades vendidas y la demanda en general aumentan gradualmente cada año", dice Konstanze. El ajo importado todavía es más barato, admite. "Sin embargo, a través de la clasificación manual y el cultivo local, ya hemos creado un valor agregado para el comercio del ajo alemán".


Ajo como cebolla verde, ya limpio y almacenado en cajas

Clima y regionalidad
Las condiciones climáticas en la zona fronteriza entre el Palatinado y Hesse también son óptimas para el cultivo de ajo. La familia Pantiru representa a la empresa española Planasa en Alemania y vende exclusivamente las cuatro variedades de ajo convencionales Gardos, Gardacho, Garcua y Garpek, que se caracterizan por una alta resistencia viral y un crecimiento óptimo en los suelos alemanes. "Estamos en una zona de la región de Hesse donde se registran pocas lluvias al año y veranos relativamente calurosos. Hablamos de una de las regiones más cálidas de Alemania. Desafortunadamente, el tiempo no es el mismo todos los años y unas precipitaciones demasiado altas durante la época de la cosecha pueden traer pérdidas de rendimiento. No todas las regiones de Alemania son adecuadas para el cultivo de ajo", explica Konstanze.

La variedad temprana Garpek se está cosechando actualmente, luego le siguen las otras variedades. "El año pasado pudimos suministrar nuestro ajo fresco hasta finales de agosto y esperamos extender este año la temporada hasta septiembre. Las ventas actuales son buenas, pero no sé si la demanda seguirá aumentando; no todas las tiendas tienen ajo regional en su surtido", dice Pantiru.

Ligero retraso en el crecimiento
Por ahora sigue siendo un nicho de mercado. Para poder vender más, a veces hay que hacer un descuento. "Especialmente las variedades Garcua y Gardacho son buenas como ajo fresco, porque son blancas y son grandes, pero ahora hace mucho calor y tenemos que esperar que el ajo todavía reciba un poco de agua. El mes de mayo fue relativamente frío y, como resultado, el ajo ha crecido más lentamente, por lo que muchas variedades se cosecharán más tarde este año".


Trabajadores estacionales rumanos procesando a mano el ajo fresco

Para más información:
Pantiru Knoblauchkulturen GbR & Saatguthandel
In den Gärten 5
68623 Lampertheim (Alemania)
Tel.: +49 (0)6206 1556140
Ciprian Pantiru: +49 (0)173 1065833
Konstanze Pantiru: +49 (0)174 4678858
E-mail: pantiru.ciprian@t-online.de 
www.pantiru-knoblauchkulturen.de 


Fecha de publicación:
©



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor