La "reina del mango" de Australia Occidental aprovecha los productos descartados

Jo Bumbak se atreve a admitir que los mangos están "asquerosos", aunque le precede una gran reputación como "reina del mango" en Australia Occidental.

Siendo de una familia de agricultores de tercera generación, le encanta trabajar con esa fruta (y las frutas y hortalizas frescas en general) en su propiedad en Gascoyne. Con orgullo dijo en la Australian Mango Conference que los productos premiados de Bumbak's incluso ayudan a promover el turismo en la zona.

"Mi objetivo es preservar el patrimonio hortícola de nuestra familia y hacerlo utilizando nuestro producto 'descartado’", dijo Bumbak. "Utilizo ese producto para hacer productos gourmet más atractivos. Tenemos una buena reputación como proveedor de alta calidad. Todo lo que hago es casero y hecho en Carnarvon con mis propias manos. A menudo tengo clientes que viajan miles de kilómetros para conseguir un batido de mango, o que han estado pensando en mí durante años".

Bumbak agrega que la zona de Carnarvon produce alrededor del 70 por ciento de los productos hortofrutícolas del estado, y de ese 40 a 60 por ciento termina siendo un producto desechado.

"En Bumbak's creemos en utilizar los descartes agrícolas", comentó. "Básicamente, no tenemos residuos agrícolas del mango, y hemos reducido nuestros residuos mediante la creación formas y usos innovadores. También compramos descartes de otros productores locales, por lo que producimos con todas las frutas y hortalizas que normalmente se destinarían al vertedero. Creamos una gran variedad de productos e intentamos asegurarnos de que no haya residuos. Todos nuestros productos son caseros, sin colorantes, saborizantes ni conservantes artificiales".

Bumbak explica que el producto de descarte es aquel que no se cosecha o no se utiliza en la poscosecha para el mercado de productos frescos. El negocio no sólo se especializa en mangos, sino que también ofrece otros productos como espárragos y pitahayas. La agricultora dice que le emociona mucho trabajar con nuevos productos.

"Normalmente, se trata del tamaño, la forma y el color incorrectos, una marca o una mancha, o que la fruta está verde o demasiado madura", expresó. "Dichas frutas y hortalizas son un buen producto porque son perfectamente comestibles. Creo que son incluso un poco más deliciosas, pero no son lo suficientemente bonitas para el mercado. El sabor y el olor siguen siendo sensacionales".

El verano pasado, la zona tuvo las temperaturas más altas jamás registradas, por lo que casi todos los mangos sufrieron algún tipo de daño. Mientras la mayoría de los agricultores tuvieron problemas, Bumbak pudo aprovechar el producto extra.

Los productos de valor agregado fabricados por Bumbak se pueden agrupar en tres áreas principales: pulpa fresca, pulpa seca y pieles y semillas.

"La pulpa fresca la congelamos y la convertimos en batidos y pasteles de frutas, y también la convertimos en helados", explicó Bumbak. "En nuestras instalaciones, la pulpa fresca se convierte en mermeladas, conservas, salsas y cremas. Con la pulpa seca hacemos cuero de mango y confitería. Con la piel y las semillas necesité más tiempo para averiguar cómo podría usar el producto desechado, y descubrí que puedo hacer vinagreta. También usamos el mango como alimento para el ganado y como abono y cosas por el estilo. Al final terminamos sin nada de producto".

Cada año, Bumbak procesa alrededor de 12-18 toneladas de pulpa de mango en un período de 6 a 8 semanas, así como cosecha y envasa mangos frescos.

"Si proceso una bandeja de mangos de calidad premium, puedo convertirla en productos gourmet por un valor aproximado de $160", continuó Bumbak. "Me encanta crear productos de alto valor y ver la reducción de los impactos ambientales que se consigue. Otra cosa que me gusta es dar a los productores locales un cheque por su producto desechado, porque a menudo puedo igualar el precio del mercado. Por ejemplo, si venden sus tomates por $0,80 por kilogramo en el mercado (que han tenido que cosechar, envasar y enviar), les digo que les pago $1,20 por kilo, porque puedo convertirlos en salsa de tomate o conserva, con un alto valor".

El negocio se está expandiendo con planes para una nueva planta de procesamiento y una cafetería, y está trabajando con las escuelas para ayudar a los estudiantes a participar en la utilización de residuos en la industria hortofrutícola.

 

Para más información: www.facebook.com/bumbaks 


Fecha de publicación:
©



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor