¿Se puede resolver el desperdicio alimentario con el modelo de Airbnb?

Un reciente estudio de Zest Labs sobre la vida útil de las frutas y hortalizas ha descubierto que la frescura varía significativamente de unos productos y tiendas a otros. Además, el estudio muestra que la fase primaria del desperdicio alimentario se produce después de la cosecha a causa de las condiciones de procesamiento y recolección.

En una entrevista con Forbes, Christine Moseley, fundadora y CEO de Full Harvest, ha compartido sus ideas sobre cómo poner fin al desperdicio de alimentos con un modelo Airbnb.

El estudio de Zest Labs revela que evitar el desperdicio alimentario provocado por un deterioro temprano del producto precisa de un control y una evaluación cuidadosos. Una simple diferencia en los tiempos de preenfriamiento puede afectar a la vida útil. Por ejemplo, hay una diferencia de vida útil de tres días entre los palés de fresas que esperan cinco horas y los que esperan dos. Dar con un método para utilizar el producto antes de que se eche a perder es importante, y Full Harvest ofrece una solución.

"Full Harvest es una empresa tecnológica con sede en California que está resolviendo uno de los mayores problemas del mundo: el desperdicio alimentario. Somos una plataforma de mercado B2B que pone en contacto a las empresas de alimentación y bebidas directamente con los agricultores para la compra de productos imperfectos y de excedentes. Creamos valor en toda la cadena de valor bajando los costes de producción de los alimentos saludables y reduciendo significativamente el desperdicio de alimentos y recursos, y al mismo tiempo proporcionamos a los agricultores una fuente extra de ingresos", explica Moseley.

Modelo Airbnb
De manera similar a Airbnb, Full Harvest es una plataforma en línea que pone en contacto a las personas. Los agricultores pueden publicar qué producto tienen y los posibles compradores, como empresas de zumo y alimentos procesados, a las que no les importa el aspecto de las frutas y hortalizas, pueden navegar por el inventario y recibir los productos a domicilio. Por ahora, Full Harvest ha vendido más de 4.536 toneladas de frutas y hortalizas feas y sobrantes. Esto equivale a evitar el derroche de 2.270 millones de litros de agua, suficiente para dar de beber a 11 millones de personas durante un año. Se ha evitado la emisión de 3,5 millones de kilos de CO2, equivalente a sacar cerca de 800 vehículos de las carreteras.

"Las actuales prácticas de abastecimiento de productos desde el campo a los compradores son principalmente offline. Las cosas se hacen en su mayoría con papel y lápiz y por teléfono, correo electrónico y mensajes de texto. En un sector que se enfrenta actualmente a nuevas y estrictas leyes de seguridad alimentaria (FSMA), será casi imposible cumplir con la ley de manera fácil sin una solución online para hacer un seguimiento de los pedidos", concluye Moseley.


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor