La lechuga hidropónica es la respuesta

"La seguridad alimentaria tiene un significado diferente en Europa y América"

"Cuando se habla de seguridad alimentaria en América, se habla de algo distinto de cuando se habla de seguridad alimentaria en Europa. En europa, el cultivo seguro consiste en cultivar sin residuos fitosanitarios, mientras que en América se define como la ausencia de patógenos en los alimentos". Esto es lo que el asesor de cultivos independiente Kurt Cornelissen observa cuando presta sus servicios a empresas hortícolas de ambos mercados. En las diferentes interpretaciones, cabe destacar que el cultivo de lechuga en agua ofrece una solución a ambas. No es de extrañar que este tipo de cultivo esté despertando atención en todo el mundo, según Kurt.

Casi todo el mundo está de acuerdo en que el cultivo de lechuga en agua ofrece grandes beneficios. ¿Qué productor dice que no a mayores rendimientos por metro cuadrado, menos consumo de agua y mayor nivel de automatización, y al mismo tiempo mejor seguridad alimentaria y un producto atractivo para la gran distribución y los consumidores? Pero, no tan deprisa; para llegar ahí hace falta algo más que unas buenas instalaciones.

En 1994, Hortiplan, desarrolladora belga de sistemas de cultivo automatizados, instaló su primer Mobile Gully System (MGS) en Bélgica, y así posibilitó el cultivo de lechuga en canales móviles, pero con las raíces no en suelo, sino en agua. Con el paso de los años, esta forma de cultivar en agua se ha vuelto cada vez más conocida y se cultivan lechugas con este método en todo el mundo.

Escandinavia
Sin embargo, el cultivo de lechuga en agua tiene su origen en Escandinavia, señala Kurt. "Esta forma de cultivo comenzó en Suecia, donde los productores querían producir lechuga fuera de la corta temporada habitual de verano. Después, la producción en agua se adaptó rápidamente en los países vecinos. Hoy en día, el mercado escandinavo es maduro y hay poco espacio para seguir invirtiendo".

En otras partes de Europa y en los años posteriores a la introducción sueca, el cultivo hidropónico de lechuga comenzó por otro motivo distinto. Una productora belga quería sacar un producto nuevo al mercado y se decidió por la lechuga hidropónica, envasada con el sustrato. "Al principio, la gran distribución organizada se mostraba muy reacia porque creía que sería un producto difícil", recuerda Kurt. "En un primer momento se dijo que el sustrato añadía peso sin un motivo en particular, y que llevaba tierra y suciedad al supermercado. Más tarde las ventajas del mayor nivel de frescura y la menor pérdida de producto resultaron evidentes. En especial tener que tirar producto es algo que el retailer quiere evitar a toda costa, porque eso le cuesta el triple".

Un cuarto de siglo después, varios productores holandeses y flamencos cubren la demanda nacional de lechugas "vivas", que se venden con las raíces. La mayoría de los productores hidropónicos cultivan en un MGS porque el espaciado automático garantiza una productividad mucho mayor y demanda menos mano de obra en comparación con otros sistemas como las balsas flotantes. Mientras, el mercado se ha diversificado. "La lechuga tradicional fue la variedad de lechuga más importante en los Países Bajos y Bélgica en los 80 y los 90. Las variedades alternativas de lechuga apenas existían. Hoy en día, es totalmente distinto. Los productos que han tomado el relevo son la lechuga de hoja de roble roja y verde, los lollos, la romana y la iceberg, y después está la irrupción del multicolor: tres variedades cultivadas a partir de las mismas raíces, o es o parece".

Seguridad alimentaria como fuerza impulsora
Pero no ha sido la diversificación del mercado lo que ha impulsado el crecimiento de la lechuga hidropónica. De acuerdo con Kurt, la seguridad alimentaria se ha convertido en la fuerza impulsora del desarrollo de la lechuga hidropónica en Europa y América. "Sin embargo, la seguridad alimentaria consiste principalmente en microbiología: la presencia o ausencia de patógenos como Listeria, E. coli y Salmonella. En Europa, la seguridad alimentaria se basa sobre todo en los productos de protección vegetal: la presencia mínima o incluso la ausencia de residuos fitosanitarios".

Si nos ponemos a pensar, es posible que se nos venga a la mente que las retiradas provocadas por brotes de Listeria o E. coli se producen con mucha más frecuencia en los Estados Unidos y Canadá que en Europa. Kurt no está seguro de que tenga que ver con la calidad o la seguridad alimentaria de los productos. "En los Estados Unidos se presta menos atención a los residuos de fitosanitarios, pero mucho más a la seguridad alimentaria y a la intoxicación alimentaria. Y no acaba ahí: los productores tienen responsabilidad jurídica sobre las consecuencias, así que no es de extrañar que el foco de atención sea otro. En Europa, los Gobiernos, los grupos de presión y los consumidores se centran en el cultivo sin fitosanitarios y en sus residuos, y en cómo estos productos afectan al medio".

En cualquier caso, el cultivo hidropónico de lechuga ofrece valor tanto en lo relacionado con fitosanitarios como en lo relacionado con la interpretación patológica de la seguridad alimentaria. ¿Significa esto que en el futuro la lechuga se cultivará de manera hidropónica y bajo abrigo? Actualmente, la mayoría de la lechuga se sigue produciendo en campo abierto. Para poder competir con eso, el precio de las instalaciones, por supuesto, también es importante.

"En lo referente únicamente al precio de coste, los productores de invernadero todavía no pueden competir con los que cultivan a campo abierto", afirma Bram Vanthoor, de Hortiplan, que proporciona Mobile Gully Systems (MGS) totalmente automatizados a productores de todo el mundo. "A menudo nos llegan productores que quieren empezar a cultivar lechuga hidropónica con el objetivo de competir con los productores de campo abierto. Si obtienes el mismo precio por tu lechuga, no podrás competir con ellos, y es lo que enseguida les decimos a esos productores. Como productor, tienes que asegurarte de que el productor pague un precio más alto por la certidumbre de que obtendrá un producto de calidad alta todo el año, cultivado en unas condiciones sostenibles y seguras, independientemente de la interpretación que se le dé a esto".

Un buen plan de negocios es de vital importancia para tener una explotación hidropónica de lechuga de éxito, continúa Bram. "Además de centrarse en los aspectos económicos más importantes, también nos fijamos en cómo quiere vender su producto el productor. Antes de hacer la inversión, el productor tiene que tener certidumbre sobre las ventas y el precio del producto. Se necesita un buen plan de comercialización y que el producto cuente una historia, recurriendo a los evidentes beneficios del cultivo hidropónico de lechuga. Y si no eras capaz de hacerlo, deberías buscar un socio que pueda. Siguiendo este enfoque, nos enorgullece ver que tenemos muchos clientes exitosos en todo el mundo. En los Estados Unidos, nuestros proyectos Hollandia Produce, Go Green Agriculture y North Shore Living Herbs acumulan más de 10 hectáreas que demuestran la solidez de la producción hidropónica en el Mobile Gully System de Hortiplan".

"Cada vez más retailers se asocian con productores que cultivan lechuga en canales móviles para suministrar un producto seguro todo el año a un precio constante", prosigue Bram. "Esperemos que esta tendencia continúe en los próximos años. Ahora mismo estamos iniciando los primeros proyectos con inversión de los retailers".

Mercado en crecimiento
En suma, Kurt opina que el mercado americano, incluidos Estados Unidos, Canadá y también México, ofrece en la actualidad las mejores oportunidades de crecimiento para el mercado de la lechuga hidropónica. "Los Estados Unidos no son autosuficientes ahora mismo. Se produce mucha lechuga, pero principalmente en campo abierto. Además, hay mucha producción en la costa oeste y apenas ninguna en la costa este. La vida útil es limitada y el transporte es caro y complicado, por lo que transportar el producto de la costa oeste a la costa este es mucho más caro que transportar un camión de España a los Países Bajos. Si a eso se le suma una población pudiente que valora su producto por su frescura, su alta calidad y su cultivo de proximidad, la balanza se inclina rápidamente a favor de la lechuga hidropónica".

Más información:
Hortiplan  
www.hortiplan.com 
mgs@hortiplan.com 

Kurt Cornelissen
Asesor de cutlivos independiente
kurt.cornelissen@hotmail.com 


Fecha de publicación:
©



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor