La nueva ordenación impide reconstruir la nave hortofrutícola donde trabajaban

España: Más de cien puestos de trabajo afectados por un cambio del PGOU

El incendio que arrasó el 5 de enero de 2018 la empresa de manipulado de cítricos Kimey de la pedanía murciana de Alquerías provocó que más de cien trabajadores se quedaran sin actividad. Tras el suceso, cuando sus dueños se dispusieron a comenzar con los trámites para poder volver a construir las instalaciones, sin esperarlo, se encontraron en Urbanismo con el cambio del PGOU (Plan General de Ordenación Urbana) que les impedía poner en marcha de nuevo su negocio.

La encargada de Kimey, Pilar Belando, hija del gerente y propietario, José Federico Belando, explica que "la única solución que nos daban era que buscáramos otro terreno y les presentáramos un nuevo proyecto". Sin embargo, en ese momento se encontraban en plena campaña, con una importante inversión en limones comprados en el campo, contratos para la distribución con sus clientes y trabajo por hacer, así que optaron por alquilar una nave para poder seguir trabajando en la pedanía de Los Ramos mientras que se resolvían los trámites con la Administración.

Un año y medio después de aquel incendio la situación no ha cambiado, ya que los propietarios de Kimey siguen esperando una respuesta que no llega mientras cuentan los días que quedan para acabar el mes, ya que el 31 de julio acaba el contrato de alquiler de la nave en la que están trabajando y no hay opción de renovar.

Petición de interés público
Desde el Ayuntamiento el concejal de Urbanismo, Antonio Navarro Corchón, explica que esta nave de Alquerías está sujeta a un procedimiento excepcional del suelo por interés público, con informe favorable del Ayuntamiento, un expediente que en estos momentos se encuentra pendiente de resolver por la Comunidad Autónoma y es la Administración regional la que debe resolverlo.

Navarro Corchón recuerda que el PGOU en vigor dejó fuera de ordenación la nave por ser disconforme con el nuevo planeamiento y "cuando esto sucede se permite la permanencia de la construcción mientras se mantenga en pie pero si por cualquier causa se derriba no está permitida su reconstrucción en el mismo emplazamiento", de ahí que sea la comunidad la que deba autorizar el interés público del proyecto para justificar que se vuelve a levantar.

 

Fuente: laopiniondemurcia.es


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor