Mattia Ridolfi y Luca Corelli Grappadelli:

“Láminas reflectantes para mejorar la calidad y el tamaño de los melocotones”

Para salvar el sector de melocotones y continuar siendo competitivo, hace falta investigación. La Universidad de Bolonia (Italia), con la colaboración de una empresa frutícola de vanguardia, inició el 4 de julio una prueba de campo para mejorar la calidad y el calibre de los melocotones y las nectarinas. El coordinador del proyecto es Luca Corelli Grappadelli, profesor de Arboricultura, y la empresa es Ridolfi, dirigida por Mattia Ridolfi.

Un medidor de la fruta aplicado a la nectarina. El pistón sigue el crecimiento de la fruta.

Los huertos de melocotones de Ridolfi están protegidos por mallas antigranizo y antiinsectos (ver FreshPlaza del 29/06/2018). La pruebas consisten en la aplicación de láminas reflectantes entre las filas, para "rebotar" la luz hacia la fruta, que de otra manera se perdería en el suelo. Entre otras cosas, aquellas partes de los frutos que en promedio permanecen más en la sombra también se beneficiarán de la luz reflejada. Los melocotones y las nectarinas crecen mediante un mecanismo de transpiración y una mayor iluminación debería llevar a un aumento de la transpiración, al atraer azúcares de las hojas y agua de las raíces.

Medidor de la fruta

"Se han colocado 16 medidores de fruta, que leerán los datos cada 15 minutos y, en poco tiempo, pondremos las láminas reflectantes entre las filas. Los medidores son indispensables, ya que nos permiten medir con precisión y de manera objetiva cada melocotón individual, así como controlar el crecimiento diario. Se han colocado ocho medidores de fruta entre las filas en las que estarán las láminas, mientras que otros 8 actúan como testigos en una parte del huerto sin láminas reflectantes", explica Corelli Grappadelli.

La instalación del "coordinador".

Los medidores de la fruta son el resultado de un estudio realizado por la Universidad de Bolonia hace varios años. Cada elemento está conectado a un "nodo" colocado a corta distancia de los instrumentos.

Desde izquierda a derecha: Luca Corelli Grappadelli, Mattia Ridolfi y Marco Sangiorgi

El "nodo" recopila los datos de 8 dispositivos y toda la información se entrega a través de wifi al "coordinador", una unidad de control ubicada al principio del huerto. Desde aquí, los datos se transmiten a un servidor y están disponibles para los investigadores y el emprendedor, para poder seguir el crecimiento día a día. Con los datos disponibles también es posible hacer un pronóstico sobre el tamaño final.

El "nodo" al que llegan los terminales desde los medidores de la fruta.

El pasado jueves, el profesor Corelli Grappadelli, el emprendedor Mattia Ridolfi y el estudiante universitario Marco Sangiorgi organizaron la parte tecnológica. Las láminas se colocarán pronto y los datos de crecimiento se analizarán hasta el comienzo de la cosecha. La variedad investigada es la nectarina Romagna Giant, con un marco de plantación de 4,5 metros entre filas y 1,4 metros entre árboles.

"Tenemos que dar las gracias a empresas como Ridolfi porque tienen la mentalidad correcta. Gracias a Mattia, un joven graduado con un fuerte sentido empresarial, se puede realizar este tipo de innovaciones. Lo que estamos haciendo hoy es investigación aplicada, ya que son pruebas que apuntan a una mejora concreta en los ingresos corporativos", concluye el profesor.

Para más información:
Agricola Ridolfi
Via Del Dottore 33
48124 Ravenna - Italia
Tel.: +39 347/6128922
E-mail: info@agricolaridolfi.it
Web: www.agricolaridolfi.it


Fecha de publicación:
©



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor