Un estudio francés demuestra la relación entre el azúcar y el cáncer

Tanto un refresco como un zumo natural al día podrían aumentar el riesgo de padecer cáncer

Un estudio francés publicado en The BMJ ha demostrado que el consumo habitual de bebidas azucaradas, entre las que se incluiría el zumo de naranja natural, aumentaría las posibilidades de sufrir cáncer. El trabajo concluye que la asociación entre el azúcar y el cáncer es tan fuerte en el caso del zumo natural como en los refrescos azucarados, aunque en este último caso su consumo se asocia no solo al riesgo de cáncer en general sino también específicamente al de cáncer de mama y a la obesidad. 

El trabajo exculpa, eso sí, a los refrescos light y zero. Los investigadores –de diversos centros franceses incluida la Agencia de Salud Pública y la Universidad de la Sorbona– también han estudiado la asociación de estas bebidas con el cáncer y no han encontrado un aumento del riesgo. 

Los autores subrayan, eso sí, que no se trata de no volver a beber zumo natural en la vida. "La recomendación de diversas agencias de salud pública es consumir menos de una bebida al día. Si de vez en cuando se toma una bebida azucarada no ocurrirá nada, pero si te bebes al menos uno al día eso aumentaría el riesgo de diversas dolencias; seguramente cáncer pero también, y con mayor nivel de evidencia, enfermedades metabólicas", explica Mathilde Touvier, la autora principal del estudio. 

Lo que supone, sobre todo, este estudio es que el mayor promotor del riesgo de cáncer es el azúcar en sí, no tanto el tipo de alimento en el que se encuentre. Y la realidad es que la cantidad de azúcar que hay en un refresco azucarado no es muy diferente de la que hay en un zumo de naranja natural que, eso sí, tendría componentes más saludables, como algunas vitaminas y fibra.

Aunque se trata de un estudio potente, donde han participado 100.000 voluntarios, por la calidad de los autores y la revista que lo ha publicado, hay que tener también en cuenta que es un estudio observacional, lo que significa que no es posible para los investigadores afirmar que las bebidas azucaradas provocan cáncer. 

Por esta razón, los investigadores concluyen el estudio afirmando que hay que investigar más al respecto, no sólo para confirmar la asociación que apunta su trabajo, sino para desvelar los mecanismos que lo explicarían. Una posible explicación biológica apuntaría al efecto del azúcar en la grasa visceral que se acumula en órganos vitales como el hígado y el páncreas, así como en los marcadores inflamatorios también asociados al riesgo de cáncer. 

 

Fuente: elespanol.com


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor