España: Las temperaturas suaves de julio no han beneficiado al tomate para la industria

La semana pasada arrancó la campaña de recolección de tomates para la industria en la zona del Bajo Guadalquivir. Según ha señalado Juan Sánchez Vargas, presidente de la cooperativa Las Marismas de Lebrija, las atípicas y suaves temperaturas del mes de julio no han beneficiado al cultivo, que precisa de temperaturas más altas de entre 35 y 36º C para alcanzar una mayor calidad.

La campaña durará hasta la primera semana de septiembre. Esta temporada se ha registrado un aumento de la superficie de siembras, con un total de 1.920 hectáreas frente a las 1.500 hectáreas cultivadas en 2018. A pesar de la falta de temperaturas adecuadas, la previsión de producción de Las Marismas asciende a "entre 250 y 270 millones de kilos de tomate, unos 60 millones de kilos más que en la campaña precedente", destacando "un buen rendimiento del cultivo en campo, del orden de 120.000 kilos por hectárea, unos 10.000 kilos menos que en otras campañas", apunta Juan Sánchez.

Máximo rendimiento
La fábrica está ya esta semana al máximo rendimiento, procesando tomates a un ritmo de 4,5 millones diarios, de donde sale el concentrado de tomate que la cooperativa lebrijana exporta a los cinco continentes. Un producto de gran calidad cuyo precio se está devaluando cada vez más en los mercados, debido, sobre todo, "a la competencia del tomate chino y a los acuerdos comerciales que dejan entrar en Europa, sin arancel, concentrado de tomate de destinos como los países del Este, producido con menores costes laborales y sociales y con menos restricciones fitosanitarias", por lo que "pueden vender más barato y así están provocando el hundiendo los precios", lamenta Sánchez Vargas.

 

Fuente: sevilla.abc.es


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor