España: Balance negativo de la campaña citrícola 2018/19 en la Comunidad Valenciana

La campaña de cítricos 2018/19 de la Comunidad Valenciana ha sido una de las peores de los últimos años según las cifras publicadas por LA UNIÓ de Llauradors, con una disminución del 32% de los beneficios respecto a la campaña anterior.

Del informe de LA UNIÓ se desprende que los ingresos en naranjas han descendido en 151 millones (40%), 114 millones en mandarinas (30%) y 13 millones en limones (12%). De los 874 millones obtenidos por la venta de cítricos en la campaña 2017-2018 se ha pasado en ésta a sólo 595 millones de euros. Las variedades que mayores pérdidas han tenido son la naranja Lane Late con 51 millones, naranja Valencia Late con 47 millones, limón Fino con 33 millones, mandarina Clemenules con 28 millones, naranja Navelina y mandarina Ortanique con 25 millones.

Casi 700.000 toneladas sin comercializar
A estas cifras hay que sumar la cantidad de producción perdida que no se ha podido comercializar y que según los datos de LA UNIÓ es de casi 700.000 toneladas sobre una producción de poco más de 4 millones de toneladas, debido a los daños ocasionados por lluvias torrenciales, por calibres no comerciales y otra por la saturación de los mercados debido a las importaciones.

Precios un 26% más bajos
Los precios percibidos por los productores han sido de media un 26% inferiores a los de la campaña 2017-2018 (en mandarinas un 30% y en naranjas un 39% más bajos). Todos los grupos de cítricos han experimentado un descenso de las cotizaciones en origen. El grupo de naranjas Valencia con un descenso del 56%, el de las Navel con un 40%, las mandarinas híbridas (Clemenvilla y Ortanique) con el 32% o las Clemenules con el 26% lideran las bajadas de precio. La Ortanique es la que ha obtenido un precio medio más bajo de todas, 0,12 euros/kg.

Circunstancias agronómicas y comerciales
En el ámbito agronómico la falta de lluvias y las elevadas temperaturas del verano provocaron un calibre pequeño de la fruta y un retraso en dos semanas en la entrada de la cosecha de las variedades más tempranas, que ocasionó que se solaparan con las de la segunda campaña. Las lluvias de otoño también ocasionaron en algunas comarcas grandes pérdidas, tanto directas como de calidad.

Cabe destacar en esta campaña la fuerte entrada de fruta procedente de países del hemisferio sur, fundamentalmente de Sudáfrica en la primera parte de la campaña, y al final de la misma principalmente de Egipto, Marruecos o Túnez, que provocaron grandes distorsiones del mercado europeo.

Propuestas y medidas
Sobre las propuestas y medidas por parte de las Administraciones para resolver esta crisis han sido escasas, poco efectivas y con presupuestos ridículos. El Gobierno central sólo ha concedido avales lo que supone mayor endeudamiento y el procedimiento de retirada de fruta llegó tarde y mal y no cumplió las perspectivas previstas pues sólo se retiraron del mercado al final el 57% de la fruta prevista inicialmente (28.000 toneladas sobre 50.000).

Interceptación de plagas
Por lo que se refiere a la interceptación de plagas de cuarentena en la UE, el 72% de las mismas provino en 2018 de cuatro países (Argentina, Brasil, Uruguay y Sudáfrica), los tres primeros incluidos en el acuerdo Mercosur que debe ser ratificado y el último ya con un acuerdo beneficioso para sus intereses en vigor. El 92% de las interceptaciones de las temidas plagas de la Phyllosticta citricarpa, causante del CBS o Guignardia, y el 88% de las de Thaumatotibia leucotreta, procedía de esos países.

 

Fuente: agrodigital.com


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor