Descubren que las patatas silvestres son claves para aumentar la resistencia

Las patatas han sido un elemento básico de la dieta de Escocia durante medio milenio, pero una nueva investigación sugiere que las diferencias genéticas limitadas en las variedades de las patatas han dejado a las patatas británicas y estadounidenses vulnerables a la enfermedad que causó la Gran Hambruna irlandesa.

Los científicos de plantas de la Universidad de Dundee y el Instituto James Hutton han revelado que los cultivos comerciales de patata están bajo la amenaza constante del tizón tardío, el patógeno detrás de una de las hambrunas más devastadoras de Europa, pero los genes de la patata silvestre podrían ser la cura.

Ingo Hein, investigador principal en la evolución conjunta de patógenos vegetales, expresa que empleando herramientas que su equipo ha desarrollado se podría favorecer a los mejoradores de patata, ayudando a los agricultores a producir patatas más resistentes.

Imagen: Roger Hyam

"Al usar las herramientas dRenSeq y PenSeq que hemos desarrollado aquí en Escocia en colaboración con colegas del Sainsbury Laboratory, en Norwich, por primera vez se pueden rastrear los patrones históricos y geográficos de los genes resistentes de las patatas estadounidenses y británicas", explica Hein.

“Nuestros datos preliminares sugieren que las variedades de patata más valiosas comercialmente, producidas en el Reino Unido y los EE. UU., contienen un máximo de cuatro genes ya frustrados por el patógeno del tizón tardío, P. infestans. Otro aspecto crucial es que también hemos podido identificar nuevos genes que no se usan actualmente en la producción comercial de patata, pero que siguen siendo efectivos contra esta enfermedad, por lo que al combinar dichos genes efectivos podemos prolongar la resistencia a la enfermedad y reducir la necesidad de productos químicos en las plantas".

"Esto es muy relevante para la reproducción, ya que actualmente los métodos de control para el tizón tardío en la mayoría de las partes del mundo se basan principalmente en el uso de pulverizadores químicos, que pueden ser caros y peligrosos para el medio ambiente".

Hein ha recibido 625.000 £ en fondos del Consejo de Investigación de Biotecnología y Ciencias Biológicas (BBSRC) para continuar identificando las patatas más resistentes con los socios del sector McCain, Greenvale y James Hutton Limited.

 


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor