Los cárteles de droga siguen prefiriendo los envíos de fruta para su carga ilícita

Uno de los mayores problemas que los cárteles sudamericanos de drogas deben enfrentar constantemente es la dificultad de llevar su producto de manera segura a los países en los que tendrán mejores oportunidades de ganar una mayor cantidad de dinero. Quizás uno de los métodos más populares es el contrabando de drogas ocultas dentro de los envíos de productos perecederos como frutas y hortalizas, pues las recientes incautaciones sugieren que sigue siendo uno de los métodos favoritos entre las bandas de narcotraficantes de Sudamérica.

Hace sólo unos días, la agencia de noticias Xinhua, respaldada por el Estado de China, informó que los oficiales de aduanas búlgaros habían descubierto casi 76 kilos de cocaína, por un valor de casi $3 millones, escondidos dentro de un envío de fruta en la ciudad portuaria de Burgas. Los fiscales locales dijeron que los investigadores encontraron la mercancía dentro de cuatro cajas de fruta en un almacén de la ciudad, y se dice que llegaron como parte de un envío más grande a finales de julio. En un comunicado, el Ministerio del Interior de Bulgaria dijo que las drogas habían sido envueltas en papel de aluminio para dificultar su detección por parte de los agentes fronterizos.

Una de las principales razones por las que los narcotraficantes están a favor de ocultar su carga ilícita dentro de los envíos de productos perecederos es que los artículos como las frutas y hortalizas suelen cruzar más rápido los controles de aduanas, debido a su corta vida útil. Además, Sudamérica es un importante productor de varias frutas exóticas que se exportan en grandes cantidades a los mercados que los cárteles quieren alcanzar, ofreciendo a los contrabandistas muchas oportunidades de asaltar los envíos legítimos a los principales retailers. En abril de este año, los empleados del supermercado alemán Aldi descubrieron alrededor de media tonelada de cocaína que se había ocultado en un gran envío de bananas de Latinoamérica.

En la mayoría de los casos, los exportadores legítimos de fruta y sus clientes no tienen conocimiento del hecho de que sus envíos se utilizan para el contrabando de grandes cantidades de drogas en todo el mundo. Los cárteles sudamericanos habitualmente tienen personal de aduanas corrupto en el punto de partida para ocultar su carga ilícita dentro de envíos legítimos de productos perecederos, y otros en el punto de llegada para extraerlos. Descrito como "rip-off modality" por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, este método de contrabando requiere personal corrupto en el punto de partida para colocar los envíos de drogas en una posición fácilmente accesible dentro de un contenedor antes de volver a cerrarlo, asegurando que sus contrapartes en el otro extremo puedan acceder fácilmente a la carga ilícita.

Fuente: illicit-trade.com


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor