Envases hechos de plástico de origen vegetal

El plástico es un problema para el medio ambiente y la salud. Como resultado, las universidades y las empresas están desarrollando cada vez más materiales de envasado de alimentos que se descomponen más rápido, sin residuos nocivos y que no utilizan petróleo. Los primeros productos están listos para su uso como, por ejemplo, películas biodegradables hechas de ácido poliláctico o papel de hierba.

El ácido poliláctico se produce con la ayuda de bacterias del ácido láctico, por ejemplo a partir de almidón de maíz, y es biodegradable. Se puede usar para hacer láminas, tazas y tazones. Estos plásticos de materias primas renovables tienen un equilibrio climático significativamente mejor que el plástico a base de petróleo, ya que el maíz, el trigo o la caña de azúcar extraen dióxido de carbono del aire en su cultivo. A pesar de que el "plástico vegetal" todavía está en sus inicios y es relativamente caro, los expertos esperan un gran crecimiento. El uso de residuos como la paja de maíz o los restos de comida es particularmente sostenible, de modo que no sería necesario tierra agrícola para el cultivo de recursos renovables ni talar ningún bosque. Por ejemplo, un biopolímero de la proteína caseína de la leche, que proviene de leche cruda que ya no es comercializable, ya está listo para su uso práctico.

Los especialistas en embalaje también están experimentando con algas, fibras de coco, plantas de tomate, tallos de plátano, aserrín y desechos de algodón para crear cajas y bandejas para alimentos. El papel de hierba ya se ha utilizado con éxito durante algún tiempo y consta de hasta un 60% de hierba en lugar de madera. El ciclo de vida es significativamente mejor que el del papel normal. Para productos como copos de maíz o chips, que deben protegerse contra la humedad, el Instituto Fraunhofer de Ingeniería de Procesos está desarrollando actualmente capas protectoras a base de proteínas de suero. También se está experimentando con recubrimientos de algas y piel de tomate para reemplazar el papel de aluminio que, a menudo, mantiene secos los alimentos envasados. Los envases de plástico reducido ya están en el mercado, una parte de los cuales ha sido reemplazados por materiales naturales como talco; por ejemplo, vasos de yogur hechos de polipropileno con talco. 

Está claro que el mejor desperdicio de plástico es el que no existe. Los consumidores pueden evitar envases innecesarios y usar envases reutilizables para muchos productos. La segunda mejor solución contra tanto plástico es el reciclaje de alta calidad. Sin embargo, las empresas y los consumidores esperan un diseño de envases mejor, la eliminación de envases poco reciclables y mejores técnicas de clasificación en los depósitos de reciclaje. 

Fuente: BZfE


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor