Marjan Schnetz, de Ockham Groep bv:

Las compañías hortofrutícolas que utilicen “blockchain” deben asegurarse no ser instrumentos de marketing para los “retailers”

Para sus estudios de Horticultura y Agronegocios en la universidad holandesa Hogeschool InHolland, Marjan Schnetz escribió una publicación sobre la utilidad de las aplicaciones de blockchain (cadena de bloques), dentro de la cadena logística en el sector agroalimentario. Marjan trabaja en la empresa holandesa Ockham Groep bv, activa en la consultoría de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC). "Consideramos que nuestra tarea es reducir el revuelo que causan algunas aplicaciones de TIC a proporciones razonables. Mis colegas y yo creemos que el blockchain es la exageración más extrema de los últimos 25 años en el sector TIC. Después de tres años de investigación, publicaciones y presentaciones, no hemos podido encontrar una sola justificación comercial para el blockchain. Sospechamos que no existe una aplicación comercialmente interesante de blockchain, tampoco en la cadena de suministro (agrícola)".

Habiendo obtenido su autorización, exponemos aquí abajo el trabajo completo publicado por Marjan el pasado 21 de agosto.

Cuatro argumentos centrales para el uso de blockchain en cadenas agroalimentarias
A continuación, discutiremos en forma de preguntas y respuestas por qué el sector agrícola haría bien en mantenerse alejado de todo lo que huela a blockchain.

1. “Blockchain es la tecnología subyacente en Bitcoin. Todo el mundo están trabajando en ello y la logística de la cadena en particular es la punta de lanza para las innovadoras aplicaciones de blockchain”.

Es cierto que sin blockchain no habría Bitcoin. Sin embargo, también es cierto que blockchain solo funciona a pequeña escala (por ejemplo, el blockchain de Bitcoin puede manejar un máximo de 7 transacciones por segundo) y que todo lo que sucede ahora alrededor del Bitcoin tiene como objetivo evitar el blockchain. Es verdad que se ha hecho un gran esfuerzo en desarrollar aplicaciones blockchain desde el lanzamiento del Bitcoin en el año 2008, pero si se observan los acontecimientos recientes con más detenimiento, siempre se trata de meras investigaciones y pruebas. Es precisamente la falta de aplicaciones exitosas lo que debería hacer pensar a los empresarios.

2. "Lo que se registra en un blockchain ya no se puede cambiar y, por lo tanto, será correcto".
Este es el reclamo central de las aplicaciones blockchain y es claramente falso. Una transacción que se proporciona a un blockchain puede ser fácilmente falsa o fraudulenta, al igual que en cualquier otro entorno que no sea de blockchain. Puede ocurrir que un productor de naranjas brasileño registre en el blockchain de Albert Heijn que está enviando a los Países Bajos 1.000 kilos de naranjas maduras y adecuadamente cultivadas, y que nada de eso sea cierto. El hecho de que una información falsa o incluso fraudulenta ya no pueda cambiarse es una desventaja más que una ventaja. Los nodos de blockchain de los socios logísticos no son capaces de comprobar y afirmar la veracidad de la información. Es más, es imposible que exista una manera de comprobar la veracidad de la información. Una vez un bromista se colocó en un blockchain como el pintor de la Mona Lisa. Siempre vemos este tipo de confusión o engaño en las publicaciones sobre blockchain con pretensiones científicas, como la siguiente. Que cada uno juzgue por si mismo:

La utilidad de blockchain
La integración de la tecnología blockchain en el proceso aduanero podría permitir a los expedidores digitalizar sus cadenas de suministro y eliminar a muchos de los intermediarios que provocan demoras costosas y corrupción. El registro digital es seguro por su diseño, y cada transacción se carga en la cadena si y solo si los otros nodos en el proceso lo acuerdan y aprueban. Es casi imposible hacer una afirmación fraudulenta o editar transacciones pasadas sin la aprobación de los otros usuarios de la red. (extracto de una publicación comercial-científica sobre blockchain)


3. "De acuerdo, pero ¿es cierto que los datos introducidos en un blockchain no se pueden cambiar después?"
Desafortunadamente, esto tampoco es correcto. En el blockchain puro, como el subyacente en Bitcoin, los datos pueden manipularlos  participantes fraudulentos si poseen más del 50 por ciento de la potencia informática. Con Bitcoin esto es, aunque no imposible, muy difícil porque se usa una enorme cantidad de potencia informática distribuida por muchas partes del mundo. Con criptomonedas más pequeñas, el umbral es más bajo y se han llevado a cabo ataques de pirateo exitosos. Para las aplicaciones blockchain dentro de las cadenas logísticas, el umbral de potencia informática suele ser mucho más bajo y, por consiguiente, los riesgos son aún mayores en teoría. Teóricamente, porque tales aplicaciones generalmente se ejecutan a puerta cerrada. Private blockchain es el término adecuado con el que el sector tecnológico denomina a esta “seguridad por oscuridad”. Por supuesto, esto es exactamente lo que sucede en los sistemas logísticos tradicionales, y consecuentemente, un actor deshonesto de dentro de la cadena logística con los conocimientos adecuados puede ejecutar un fraude fácilmente. De una manera conjunta, los participantes en una cadena logística cerrada pueden engañar a los actores externos, porque nada es controlable. Por lo tanto, la conclusión debe ser que tanto el blockchain público (el verdadero blockchain) como el privado no ofrecen ninguna garantía para evitar manipulaciones maliciosas por parte de personas ajenas (blockchain públicos) e internas (blockchain privado) y que el blockchain privado no puede ofrecer ninguna garantía de veracidad a los actores externos.

4. "Blockchain promueve la cooperación entre las partes de la cadena que no confían entre sí".
Con respecto a las relaciones públicas y el marketing, esto es indudablemente cierto, pero por lo demás, no. Al igual que con cualquier aplicación, hace falta el proceso de diseño específico de la aplicación blockchain. Por lo tanto, las varias partes deben llegar a algunos acuerdos sobre diferentes aspectos (de abajo hacia arriba) o una tercera parte presenta una aplicación operativa en la que se implementen acuerdos que cumplan los deseos de las partes de la cadena (de arriba hacia abajo). Ambas prácticas han sido comunes durante muchos años. El primero se llama software a medida y el segundo se conoce como software de paquete. Si hay buenos acuerdos o incluso una aplicación que funcione, entonces es casi por definición prudente que la operación se realice en un solo lugar, administrada por un tercero (de confianza). En la logística de la cadena en particular, los riesgos de abuso o utilización fraudulenta de una aplicación conjunta son limitados. Después de todo, el proveedor de naranja brasileño y el supermercado holandés Albert Heijn continuarán manteniendo su propia administración local además de la aplicación de la cadena blockchain. Tan pronto como se produce un cambio de datos de mala fe, las administraciones individuales de las partes de la cadena ya no coinciden con la administración conjunta y las campanas de alarma suenan en todas partes, con suerte de manera automática. El mayor argumento en contra del blockchain en las cadenas es que, sin medidas adicionales complejas y costosas, los participantes en una cadena que no confían entre sí y con intereses parcialmente conflictivos pueden ver todo lo que sucede a lo largo de toda la cadena. Un buen ejemplo en este contexto es el papel de la compañía holandesa The Greenery, que precisamente es capaz de satisfacer la demanda del mercado porque maneja hábilmente la oferta, suministrando a veces todas las naranjas provenientes de un solo productor brasileño, pero en la mayoría de los casos, ofreciendo una mezcla del mismo producto de varios productores. La actividad central de The Greenery es sin duda homogeneizar los flujos agrícolas y dirigir los flujos de productos utilizando máximamente su propio conocimiento e información del mercado. No es sorprendente que The Greenery no esté interesado en participar en una aplicación blockchain. Y por eso también es lógico que las aplicaciones blockchain de Albert Heijn y Carrefour trabajen con un solo proveedor. Es difícil pensar en un caso en el que la transparencia completa sea aceptable para todas las partes de la cadena. Por lo tanto, es fácil entender que compañías como Albert Heijn, Carrefour y Walmart recurren a aplicaciones separadas de blockchain. Las cadenas en el mundo blockchain no son estructuras de red sino estructuras de árbol. 

Conclusiones
La utilidad reclamada del blockchain en las cadenas logísticas es cuestionable, y eso es ponerlo muy suave. La buena noticia es que incluso los que no son expertos en tecnología informática pueden darse cuenta fácilmente de las falsas pretensiones de los sistemas blockchain. El argumento frecuentemente escuchado de que, dada la gran cantidad de publicidad, debe haber "algo" útil en el uso de blockchain, se vuelve menos creíble con el paso del tiempo y la falta de soluciones comprobadas. Se recomienda a las empresas agrícolas que estén considerando ingresar en cadenas de blockchain que tengan cuidado de que no sean usadas como instrumentos de marketing por parte de los grandes retailers. Para cualquier participante en una solución de cadena basada en un blockchain privado sería prudente exigir que la potencia informática se distribuya por igual entre los participantes y que todos los datos de software y del blockchain estén disponibles para su inspección por parte de cada participante. Una empresa que no hiciera esto potencialmente engañaría a todos las partes interesadas externas. Normalmente son los clientes finales, pero a veces también son socios de cadena más pequeños y débiles.

Para más información:
Marjan Schnetz
Ockham Groep
Leidse Rijn 39
3454 PZ De Meern (Países Bajos)
Tel.: +31 (0)88 118 24 00
marjan.schnetz@ockham.nl
www.ockham.nl


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor