Exportadora argentina condenada a pagar el precio correcto a los productores

El Juzgado Civil N° 1 de Roca, ciudad de la provincia argentina de Río Negro, ha condenado a la exportadora Standard Fruit Argentina S.A. al pago de la diferencia entre lo efectivamente liquidado por la compra de más de 3,5 millones de manzanas y peras a los productores de Ejesa S.A., y el precio mínimo establecido por la Mesa de Contractualización Frutícola. La cantidad, correspondiente a las temporadas 2009 a 2012, asciende a 291.000 dólares.

La sentencia fue dictada el pasado 6 de septiembre y aún no se encuentra firme, puesto que puede ser apelada y eventualmente modificada por tribunales superiores.

Por su parte, Standard Fruit Argentina indicó en cuanto al valor de la fruta que ambas partes acordaron por contrato tomar un “precio referencial”. Sin embargo, el análisis de las cláusulas llevó a la jueza a advertir “la fijación de un precio referencial a la sola voluntad del comprador”.

La empresa alegó además no estar adherida al Régimen de Transparencia Frutícola “por lo que no son alcanzados por dichos beneficios”. En ese punto, consideró inconstitucionales e inaplicables al caso la Ley Provincial 3611 (de Transparencia Frutícola), la Ley Provincial 3993 (de Contractualización Frutícola, que crea la “Mesa de Contractualización” para la definición anual de costos y precios de la fruticultura), y las resoluciones de la Mesa.

Las leyes de Transparencia y Contractualización
La Ley 3611 establece desde 2002 un “régimen para la vinculación entre la producción, empaque, industria y comercialización de frutas en la Provincia de Río Negro, el cual tendrá por objeto dar certeza jurídica a la relación entre las partes y acompañar la variabilidad del negocio en forma ágil y transparente”.

Por su parte, la Ley 3993 creó en 2005 la Mesa de Contractualización Frutícola, que define “anualmente los costos y precios” para la “producción, conservación, acondicionamiento e industrialización, así como las condiciones de pago y las cláusulas de ajuste de los valores” de la fruta de pepita y fija el precio mínimo de referencia de la fruta.

Pericia contable
Ambas partes aceptaron en el juicio realizar una pericia que cotejara los registros contables de cada empresas. El perito analizó los totales de venta de fruta embalada y fruta de descarte de los períodos 2009 a 2012. Según el precio mínimo de la Mesa que debía respetarse cada temporada, por la fruta embalada quedó un saldo de 119.238 dólares a favor del productor y por la fruta de descarte faltó pagar 171.811 dólares, lo que totalizó 291.049 dólares, que es el capital de la condena civil.

 

Fuente: adnrionegro.com.ar


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor