60.000 ha de cítricos y 40.000 productores en riesgo

Perú intensifica el control en la frontera con Ecuador para frenar al HLB

El HLB o Dragón Amarillo, la enfermedad incurable que ataca a los cítricos, es actualmente uno de los mayores peligros que se cierne sobre la citricultura peruana. Según Pedro Molina, jefe nacional del Senasa, si este mal llegara a expandirse en el país, afectaría a cerca de 60.000 hectáreas de cultivos y a más de 40.000 agricultores, con un saldo económico y social enorme. Ecuador es un país afectado por la plaga, por lo que en la frontera, donde el tránsito de personas y mercancías es significativamente fluido, es donde las autoridades sanitarias del país están enfocando sus esfuerzos de manera conjunta.

“Si la enfermedad ingresara, la medida a implementar sería trabajar con miras de aquí a unos cinco o seis años a través de material genético de nuevas variedades. Esto tomaría mucho tiempo y el impacto que dejaría en la citricultura sería muy grande, por un valor aproximado de 700 millones de soles si no hacemos nada”, explicó Molina.

Es por ello, explicó, que el Senasa sigue de cerca las acciones que toma su par de Ecuador (Agrocalidad), de tal forma que impulsen esfuerzos conjuntos a ambos lados de la frontera, haciendo especial énfasis en la importancia de que la gente que transita de un país a otro no lleve material vegetal y se convierta en medio de diseminación.

Esta alerta internacional sanitaria es hoy tema de preocupación para los grandes sectores de productores de naranja de la selva central, de limón de Piura y Tumbes, y mandarinas en la costa central. Un gremio que poco a poco ha ido posicionándose a nivel internacional con la calidad de su producto.

De hecho, el jefe del Senasa recordó que actualmente las exportaciones peruanas de cítricos superan los 200 millones de dólares, un buen resultado al que se sumó la reciente apertura del mercado japonés para las mandarinas Satsumas.

Pedro Molina recordó que el HLB o Dragón Amarillo surgió en el continente asiático, desde donde migró hacia Latinoamérica. En esta región, uno de los países con más experiencia en este mal es México, donde en el estado de Colima casi el 70% de la producción de limón fue dañada (no hay químicos que lo combatan). Hoy, al país le cuesta 40 millones de dólares al año tratar de mitigar la plaga ya en su territorio. En Perú, se necesitan 12 millones de soles para prevenir y evitar ese escenario.

 

Fuente: agraria.pe


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor