Descifran el mecanismo molecular de las plantas que regula el estrés hídrico

En una investigación sobre los mecanismos moleculares que regulan las repuestas de las plantas al estrés hídrico realizada en el Centro Nacional de Biotecnología, liderada por el murciano Vicente Rubio, se ha identificado la proteína que regula la apertura de los estomas de las plantas. Este hallazgo permitirá controlar el cierre de estos pequeños poros presentes en los tallos y las hojas para evitar que pierdan agua en periodos de sequía.

Vicente Rubio ha señalado que aún se necesitarán otros diez años de selección de variedades, evaluación de riesgos y puesta en el mercado para poder aplicar esta técnica a la producción de alimentos. Entre las variedades mencionadas se encontraban el tomate, la patata, el arroz, el pepino o el pimiento.

En condiciones de sequía, las plantas cierran los estomas –pequeños poros presentes en las hojas y tallos de las plantas– mediante un proceso controlado por una hormona vegetal, el ácido abscísico (ABA), que se produce cuando la planta detecta la falta de agua.

Los investigadores han caracterizado una función denominada Alix, es decir, una proteína asociada a membranas celulares que interacciona con los receptores de ABA y que regula su tráfico y degradación intracelular. Según Vicente Rubio, las plantas detectan cambios ambientales para poder sobrevivir y así paran de crecer y esperan que las condiciones mejoren cuando sufren una sequía.

En la investigación identificó la proteína que participa en el cierre de los estomas por los cuales las plantas realizan el intercambio gaseoso y pierden agua para disipar el calor. Esa proteína regula ese cierre y se trata ahora de poder llevar a cabo un control “fino” para que la planta pierda menos agua y que se haga todavía más resistente a la sequía, ya que habitualmente o se cierra demasiado sus estomas o no suficientemente, por lo que el hombre podría manipular a su conveniencia esos cierres de estomas para que sean más ágiles o duren menos tiempo adaptándose por ejemplo a un pronóstico climático que prevea lluvia o al tipo de riego que cada agricultor planee en su cultivo.

Hay incluso variedades de cultivos tropicales que no están adaptadas a la sequía y que con este método podrían hacerlo y en tal caso podrían introducirse en zonas semiáridas como la murciana. De igual modo, se podría reducir el excesivo riesgo de cultivos hortícolas limitando aportes y evitando la pérdida de agua de la planta.

A partir de ahora se trataría del desarrollo de nuevas versiones modificadas de Alix capaces de ajustar la apertura y el cierre de los estomas, para lo que este grupo investigador deberá solicitar apoyo económico para ponerla en práctica en un cultivo de interés agronómico buscando partners o empresas interesadas para poder ponerla a punto en el campo.

 

Fuente: EFEagro


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor