España: La agricultura de la Costa de Granada se queda sin mano de obra

A pesar de que en la provincia de Granada hay una tasa de paro del 24%, los agricultores de la Costa Tropical no encuentran mano de obra. La situación se ha vuelto tan complicada que en algunos casos incluso están optando por cambiar el tipo de cultivo, como del tomate cherry, para el que se necesitan muchas personas, al pimiento o el pepino.

El secretario provincial de COAG, Miguel Monferrer, asegura que "en algunos momentos hay problemas para conseguir mano de obra legal". Hace hincapié en el término legal, porque explica que hay muchos migrantes sin papeles que estarían dispuestos a trabajar, pero a los que no se puede contratar porque su situación es irregular.

Monferrer deja claro que en general (reconoce que siempre hay excepciones) el convenio se cumple. Señala, además, que también hay quien quiere compaginar el empleo en el campo con el cobro de ayudas, es decir, trabajar 'en negro', sin contratar. Algo a lo que la mayoría de los agricultores no están dispuestos a acceder.

Trabajadores del sector indican que el sueldo medio de un jornalero en un invernadero es de algo más de 1.000 euros. Aseveran, asimismo, que aunque es una labor dura, las condiciones han mejorado en los últimos años. A pesar de eso, lamentan, no se encuentra gente. En el sector, todos coinciden en recalcar que la agricultura continúa siendo el principal motor económico en la Costa Tropical.

No obstante, no solo los invernaderos están afectados. Otros tipos de cultivos también sufren esta situación. El vocal de subtropicales de COAG, Juan Camacho, reitera que cada vez resulta más difícil encontrar mano de obra también para cultivos como el mango o el aguacate. "El día que vengan las canalizaciones de Rules que tanto hemos demandado y se pongan en valor miles de hectáreas, ¿qué va a pasar si no hay quien quiera trabajar?", se pregunta.

Precisamente la pasada semana, el teniente alcalde de Urbanismo de Motril, Antonio Escámez, se reunía en la Consejería de Urbanismo, en Sevilla, para conseguir desbloquear una modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) que permitirá, entre otras cosas, poder ampliar el suelo disponible para la instalación de invernaderos en la ciudad en alrededor de 12.000 hectáreas, lo que supondría la creación de alrededor de 4.000 empleos.

Este movimiento, unido a la lucha para que el agua de Rules llegue a cotas altas y se puedan ampliar las zonas de cultivos son muestras de que en la comarca se continúa mirando al campo como una de las principales vías para seguir creciendo. Pero para que el campo crezca hay algo que, todavía a día de hoy (quien sabe qué ocurrirá en el futuro), es indispensable las manos de hombres y mujeres que con su esfuerzo logran que frutas y hortalizas puedan comercializarse. Son un eslabón indispensable de la cadena.

 

Fuente: ideal.es


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor