El tomate se reencuentra con su sabor en un pequeño pueblo catalán

Imma Morgado y David Bertran viven empecinados en llevar la contraria a las tendencias del gran mercado del tomate, apostando por el cultivo ecológico de estas hortalizas y en la búsqueda de su sabor original. Esta pareja cultiva diferentes tipos de tomates en la Horta de la Mercè, a las afueras del pueblo ampurdanés de Vulpellac.

No solo venden las variedades tradicionales y desconocidas más interesantes que se pueden comprar en España; su investigación exhaustiva les ha llevado a adquirir semillas para cultivar más de 120 variedades de tomate de diferentes partes del mundo. Evidentemente nunca plantan todas las variedades de tomate a la vez. Seleccionan las semillas más sabrosas que se ajustan mejor a la oferta y la demanda, pero sobre todo a las características de la tierra y el clima cambiante cada verano. Entre ellas, variedades ancestrales muy poco productivas y llenas de estrías que los supermercados rechazarían por no cumplir con los cánones estéticos.

“El precio no siempre es un indicador de calidad. El precio debería marcar el tamaño”, comenta Morgado. Por eso en la Horta de la Mercè diferencian 4 grandes tipos según tamaño y color: tomates de colores de gran tamaño, tomates de colores de tamaño medio, tomates rojos tradicionales y tomates Cherry.

Era inevitable que la historia de la Horta de la Mercé estuviera ligada a la agricultura ecológica. “Es la mejor manera de respetar el medio ambiente, recuperar la tierra maltratada por los agroquímicos y lograr alimentos saludables”. Este año han apostado por plantar variedades donde el sabor perdido sea el verdadero protagonista.

Entre las variedades más originales, esta bióloga se decanta por el tomate Piña o Anana, muy afrutado con un toque de mango muy especial, el tomate Naranja Fresa, de color anaranjado con la forma puntiaguda del corazón de buey y un gusto espectacular, el tomate Golden Siberia, de un color amarillo muy interesante procedente de California, el tomate Yellow Pearshaped, que como el nombre inglés indica tiene forma de pera, el tomate Piel de Melocotón, aterciopelado como la fruta, el tomate Naranja Bombilla, con la piel fina y un sabor dulce y el tomate Violet Jasper, una de las variedades más bonitas del mercado actual.

A pesar de ello, también cultivan los clásicos de siempre, que aquí se llevan a la excelencia. “A muchos clientes no los puedes sacar del tomate rojo tradicional de gran tamaño”. Por eso no fallan el tomate Pimiento, el tomate Corazón de Buey, el tomate Tres Cantos, el tomate Montserrat y el tomate Pera, una variedad que hoy en día casi no se encuentra.

Morgado deja una reflexión final sobre la cara oculta del tomate: “De todos los tomates que se consumen en España solo el 12% se ha producido dentro del territorio nacional. El problema es que las mejores partidas de la agricultura ecológica se venden a Europa porque hay una demanda y una sensibilidad más arraigada. No les importa pagar un precio más alto”.

 

Fuente: lavanguardia.com


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor