La menor calidad y producción de las uvas argentinas dificulta su entrada a nuevos mercados

Tailandia ha aprobado recientemente el protocolo fitosanitario para la exportación de uvas argentinas. Sin embargo, a la caída de la producción de variedades para consumo en fresco se le añade la dificultad de alcanzar los estándares de calidad y los volúmenes que requieren los países del sudeste asiático. Por ello, la mayor parte de lo que hoy se produce en la provincia de San Juan se destina al mercado interno, siendo Brasil el principal destino de exportación.

Datos del INV muestran que, entre 2010 y 2018, en la región la superficie cultivada se redujo en 37 hectáreas, pasando de 9.998 hectáreas a 9.961 hectáreas. En tanto en Mendoza en ese mismo periodo se registraron 78 hectáreas más.

Entre 2013 y 2014, en tanto, Brasil les exigió el bromurado de la fruta (un tratamiento para evitar la propagación de plagas), lo que en la práctica les implica una barrera paraarancelaria. No solo por el costo adicional, sino porque una vez que se realiza el procedimiento se debe vender rápidamente la uva, con lo que pierden capacidad de negociar, y, como llega deshidratada, al vendedor en destino también se le reduce el plazo para comercializar. Esto impactó en el decrecimiento de las exportaciones.

Rodrigo Espíndola, ingeniero agrónomo jefe de la Agencia de Extensión Rural Caucete (San Juan) del INTA, destacó que Argentina llegó al auge exportador de uva en fresco en 2008 y, diez años después, destruyó el mercado de exportación por no poder cumplir con los estándares de calidad. Esto, debido a que la coyuntura económica dificultó la ejecución de labores de producción –desbrote, deshoje, raleo de racimos– que demandan una gran cantidad de mano de obra, que es cara y escasa.

Expectativa
El presidente de la subcomisión de uva en fresco, pasas y frutas frescas del Centro de Viñateros y Bodegueros del Este, Alejandro Tagarot, sin embargo, tiene otra visión sobre las posibilidades que ofrece Tailandia. Para él es más factible ingresar a ese mercado que competir con Chile, que ya ha avanzado en diversos sentidos (volumen, logística, calidad), en China. Estimó más probable poder ingresar en Tailandia con volúmenes inferiores y con las variedades tradicionales que se producen en Argentina; aunque opinó que para seguir en el negocio hay que pensar en reconvertir. También coincidió en que en los últimos 10 años se ha perdido un porcentaje significativo de superficie cultivada.

Por su parte, el director de ProMendoza, Mario Lazzaro, opinó que, con el protocolo sanitario con Tailandia, se abre una alternativa para la diversificación de la viticultura. Lazzaro mencionó también que hay una sola planta habilitada en la provincia de San Juan para realizar el bromurado, lo que limita las posibilidades de los exportadores, por lo que sería clave que hubiera más plantas en los empaques. Por ello, destacó que hay una serie de modificaciones que deberían hacerse en la cadena de operaciones para encarar los importantes mercados del sudeste asiático, donde se superan los 600 millones de habitantes.

 

Fuente: Los Andes / clarin.com


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor