España: Arde el mayor campamento de temporeros migrantes de Lepe

La temporada de recogida de frutos rojos en Huelva proporciona una fuente de ingresos a cientos de temporeros migrantes que durante la cosecha viven en campamentos improvisados. Pero los incendios del pasado 14 y 15 de octubre en un asentamiento informal de temporeros de Lepe, han provocado una campaña de movilización que concluirá con una marcha hacia el Ayuntamiento de la localidad para exigir una “alternativa habitacional digna”.

El Gobierno local puso en marcha un dispositivo de acogida temporal en el polideportivo del municipio, donde los trabajadores migrantes afectados, la mayoría en situación irregular, pueden resguardarse y dormir desde las 21.00 horas has las 9.00 del día siguiente.

El asentamiento de Lepe, considerado el más numeroso de la provincia de Huelva, llega a superar los 1.000 habitantes durante la temporada alta de la fresa. Se ubica entre el centro comercial y el cementerio de la localidad y, en realidad, es un descampado en el que se arremolinan los temporeros desde hace ya más de una década.

“Aquí siempre ha habido incendios, pero los fuegos del 14 y 15 de octubre han sido intencionados y planificados”, denuncia un temporero de Guinea Bissau, recordando que, tras los incidentes, varias excavadoras lo arrasaron todo y el terreno fue vallado, ya que según denuncia, en las inmediaciones está prevista la construcción de otro centro comercial. “Deberían haber avisado. Somos pobres pero lo poco que teníamos estaba en esas chabolas. Habríamos recogido nuestras pertenencias y nos habríamos ido”, destaca este temporero que hoy sobrevive gracias a la ayuda de una vecina la localidad.

En abril de 2017, el Ayuntamiento de Lepe, junto a la Fundación Europea para la Cooperación Norte-Sur (FECONS), pusieron el marcha el programa Lepe-Hábitat de la Agenda 2020 para la erradicación del Chabolismo, una iniciativa para acabar con esta precaria forma de supervivencia y normalizar el acceso a viviendas para el grueso de trabajadores migrantes atraídos por las campañas agrícolas.

Durante décadas, la mayoría de los propietarios ha rechazado alquilar a los temporeros sus viviendas, y ante la falta de mano de obra, las autoridades han permitido estos asentamientos chabolistas donde la tónica general son los incendios y otros incidentes. Desde el Ayuntamiento se han propuesto medidas como la rebaja del IBI de hasta un 90% para propietarios de viviendas en régimen de alquiler para hacer así posible la reubicación de personas, además de ayudas de hasta 500 euros para los propietarios que alquilen sus casas a estos trabajadores.

Ninguna de las medidas propuestas ha logrado acabar con estos asentamientos, y ahora, a menos de tres meses para que acabe 2019, la zona donde acampaban desde hace años está vallada y los migrantes duermen en las calles o en el polideportivo.

 

Fuente: publico.es


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor