Investigadores españoles demuestran que la semilla del tomate no transmite el virus de la cuchara

El Instituto de Hortofrutricultura Subtropical y Mediterránea (IHSM) La Mayora, un centro mixto entre el Consejo Superior de Investigaciones Científicas y la Universidad de Málaga, en colaboración con el Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA), ha realizado un estudio sobre el virus que causa la enfermedad del rizado amarillo del tomate –tomato yellow leaf curl virus TYLCV, en inglés–o virus de la cuchara, concluyendo que no se propaga a través de las semillas

Para ello, los investigadores han analizado más de 3.000 plantas derivadas de semillas recogidas, precisamente en plantas infectadas de siete genotipos diferentes de tomate, y en ningún caso se detectó transmisión de TYLCV a la descendencia.

Los resultados de la investigación tienen una gran trascendencia, no solo para las casas de semillas, sino para los productores de tomate, uno de los principales cultivos hortícolas de Andalucía. Solo en Almería se cultivan más de 10.000 hectáreas. Le sigue Granada, con 3.484 hectáreas. En Málaga el cultivo se extiende por unas 1.000 hectáreas.

A pesar de la importancia del tomate como producto del campo andaluz, hay enfermedades que traen de cabeza a este sector debido a que provocan grandes pérdidas económicas. Una de esas enfermedades es precisamente la causada por el virus del rizado amarillo del tomate o virus de la cuchara, que es como se conoce coloquialmente.

En condiciones naturales el TYLCV se transmite por la mosca blanca Bemisia tabaci, pero trabajos recientes han sugerido su posible transmisión a través de las semillas de tomate, sobre la base de infecciones que ocurren en Corea. Debido a las consecuencias de este hallazgo en la epidemiología y el control de la enfermedad causada por TYLCV en el mercado de semillas, investigadores del IHSM La Mayora y del INIA consideraron esencial revisar y expandir esos resultados a otras áreas de cultivo de tomate.

El trabajo ha permitido demostrar que TYLCV se localiza en las flores y órganos reproductores y se puede detectar en las semillas de tomate y de la especie Nicotiana benthamiana, pero no se transmite verticalmente a la descendencia.

 

Fuente: diariosur.es


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor