Pablo Riera, Consultor Técnico de Bioaggil Argentina:

“La nutrición vegetal juega un papel fundamental en el rendimiento de la cosecha de ajo"

La provincia argentina de Mendoza es una importante región productora de ajo donde, gracias a las medidas económicas propuestas por el Gobierno para proteger su exportación a Brasil frente al la producción china, el ajo ha adquirido un peso considerable en la economía regional. En este contexto, una finca de la localidad de San Martín ha obtenido un rendimiento récord de cosecha, por encima de los 60.000 kilos por hectárea, lo cual representa una rentabilidad superior al 500%. El proyecto de la finca de Montecaseros contó con el asesoramiento del Ing. Agr. Pablo Riera, Consultor Técnico de Bioaggil Argentina, quien afirma que el manejo sostenible del cultivo y la nutrición vegetal han tenido un papel imprescindible para lograr este resultado.

“El rendimiento de un cultivo está determinado por múltiples factores, algunos de los cuales no dependen del productor, como por ejemplo, las condiciones climáticas. Pero hay otros que sí y es fundamental priorizarlos, porque son la base para un cultivo exitoso; me refiero a las condiciones de la planta: la genética y calidad de la semilla, la preparación del suelo, la fecha de siembra, la gestión del riego y la nutrición. Siempre apuntando a las nuevas tecnologías que permiten un manejo agrícola sostenible”, explica el ingeniero.

“La nutrición vegetal juega un papel fundamental en el rendimiento y en la sostenibilidad del cultivo. Una nutrición vegetal óptima implica darle al cultivo los nutrientes que necesita en el momento exacto y en la cantidad precisa. En el caso del ajo, el objetivo de la nutrición equilibrada es garantizar un óptimo desarrollo radicular y foliar, y como consecuencia, obtener un máximo desarrollo de bulbos. Todo lo anterior se traduce directamente en kilos. Las nuevas tecnologías de nutrición vegetal han avanzado mucho en el desarrollo y sanidad de las raíces”, destaca Riera.

Para el experto, las nuevas tecnologías de nutrición vegetal deben estar alineadas con el concepto de agricultura sostenible. Es decir, que contribuyan a maximizar rendimientos con prácticas respetuosas del medio ambiente y perdurables en el tiempo. “Un ejemplo de esto es la aplicación de microorganismos benéficos para la bioestimulación y bioprotección de cultivos, como las Trichoderma y micorrizas. Se trata de hongos que actúan a través del control biológico y contribuyen a lograr una estabilidad microbiológica del suelo, produciendo una acción selectiva sobre organismos patógenos y aportando a la sanidad de la tierra. En la finca de San Martín aplicamos los productos Aegis y Tifi durante la siembra para evitar el desarrollo de nematodos”.

La empresa dedicada a la nutrición vegetal Bioaggil Argentina cuenta con una amplia gama de productos aptos para una práctica tanto convencional como ecológica, con certificaciones internacionales. Además, Bioaggil tiene producción propia de fertilizantes líquidos destacados por sus altos estándares de calidad.

 

Fuente: losandes.com.ar


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor