Lidl, a la conquista de España

Cuando Lidl ingresó al mercado español hace 25 años, el discounter se encontraba solo en Mallorca, en la Costa Brava y en Andalucía, es decir, donde los turistas alemanes pasaban sus vacaciones. El supermercado de descuento alemán tiene actualmente un total de 600 sucursales en toda España, y en las grandes ciudades de Madrid y Barcelona cuenta con una gran cantidad de tiendas. La cadena de supermercados convence sobre todo por sus bajos precios y por su concepto único.

Expansión con potencial
Lidl ha invertido alrededor de nueve millones de euros en la apertura de dos nuevas sucursales en Barcelona. Esta es una cantidad considerable que muestra lo importante que es la expansión en el extranjero para el discounter. En Alemania existe una densa red de supermercados, droguerías y discounters, que limita el alcance de las empresas de alimentos. Por lo tanto, Lidl intenta expandir su negocio en el extranjero, explotando el potencial internacional. Además con éxito; en España, Lidl, rodeado de competidores nacionales fuertes, logra acaparar cuota de mercado y está mostrando un desarrollo impresionante.

Calidad y precios bajos
Lidl da trabajo a 12.500 personas en las sucursales españolas. El discounter tiene ingresos de más de 3.000 millones de euros anuales. Según el instituto de investigación Kantal World Panel, Lidl es una de las compañías de alimentos con capacidad de atraer una mayor cantidad de nuevos clientes en España, sobre todo gracias a su concepto comercial especial, que difiere de las cadenas españolas. En las sucursales de Lidl, por ejemplo, hay expositores especiales con productos promocionales que cambian cada semana. Además, Lidl puntúa con sus marcas blancas de alta calidad y su gama ecológica.

Además de la buena publicidad, el fracaso de las cadenas de supermercados nacionales como DIA o Eroski también ha contribuido al éxito de los discounters alemanes. Mercadona es uno de los pocos supermercados españoles con una historia de éxito, pero también ha tenido que aceptar pérdidas de cuota de mercado por la competencia del supermercado de descuento alemán. La fuerza de Lidl reside en que anuncia precios bajos en combinación con productos frescos y de gran calidad.

Cambio en el comportamiento de compra de los españoles
Por último, pero no por ello menos importante, Lidl sabe aprovecharse del cambio de comportamiento de compra de los españoles. Si bien las grandes marcas disfrutaron de una gran popularidad hasta 2007, la crisis financiera y económica causó cambios considerables. Desde entonces, los consumidores españoles son más conscientes de los precios. El nivel de desempleo de alrededor del 14 por ciento también ha contribuido a este desarrollo.

Fuente: finanzen.net


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor