España: La RAIF alerta sobre la presencia de la mosca de la fruta en los cítricos andaluces

En Andalucía, la mosca mediterránea de la fruta o Ceratitis capitata, una de las plagas más dañinas para la agricultura a escala mundial, afecta no solo a cítricos (tanto a especies y variedades tardías, como tempranas), sino también a las frutas dulces que maduran a finales de primavera y durante el verano. Su presencia se ha agravado, en los últimos años, por la expansión de las variedades extratempranas de cítricos.

A fecha de hoy, las variedades de recolección media, como la naranja Salustiana, se encuentran en riesgo de picada de la mosca de la fruta, además de las variedades de recolección temprana, como la naranja Navelina, que aún se hallan por cosechar, según la Red de Alerta e Información Fitosanitaria, RAIF.

Síntomas y daños
Los daños directos se deben al efecto de la picadura de puesta de la hembra sobre el fruto, que es una vía de entrada de hongos y bacterias que descomponen la pulpa; y a las galerías generadas por las larvas durante su alimentación. Además, todo lo señalado produce una maduración precoz y caída del fruto.

Para actuar frente a la mosca es importante conocer y detectar la plaga. El huevo de la mosca de la fruta, tal y como describe la RAIF, "es de color blanquecino, con forma ovoidea, unas cinco veces más largo que ancho". Por su parte, "la larva es ápoda y acéfala, de color blanquecino pero con tonalidades amarillentas y que puede llegar a presentar una coloración anaranjada, en función de su alimentación".

Por último, la RAIF se centra en la fase adulta de la plaga. "El adulto tiene alrededor de 5 mm de longitud. La hembra es mayor que el macho. Presenta bandas de color amarillo, blanco y negro en el tórax y el abdomen. Tiene ojos grandes de color rojizo a granate, y las alas son transparentes, con manchas y bandas amarillentas características de la especie. El macho presenta, como carácter distintivo de dimorfismo sexual, un par de sedas postoculares espatuladas de color negro en la cabeza", asevera la RAIF.

Medidas de control
Para la toma de decisiones relacionadas con el control poblacional de la mosca de la fruta, la RAIF recomienda la instalación de trampas para el monitoreo de adultos y realizar muestreos de frutos semanalmente.

Asimismo, la RAIF recomienda "el control de este díptero en los frutales huéspedes que se encuentren en las inmediaciones de la parcela, y utilizar técnicas de trampeo masivo cuando se inicie el envero y durante la maduración. Ambas son medidas que contribuyen a la disminución de su población".

 

Fuente: sevilla.abc.es


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor