Anuncios

Ofertas de trabajo

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Las variaciones de temperatura en el almacenamiento en frío aumentan el desperdicio alimentario

Durante las últimas dos décadas, las cadenas de suministro han sido testigos de un progreso increíble respecto a la aceleración del movimiento de carga y la mejora de la eficiencia operativa. Sin embargo, han surgido varios problemas, el principal es el desperdicio de alimentos, que continúa aumentando cada año.

El desperdicio de alimentos es un problema gigantesco. Aunque una parte importante proviene de los consumidores finales, que descartan el exceso y tiran productos en mal estado, una parte significativa proviene de las operaciones de la cadena de suministro, generalmente debido a la falta de coordinación entre los diferentes interesados en la cadena de valor.

“Los datos del mercado muestran que invertimos alrededor de 35.000 millones de dólares en desperdicio de alimentos cada año. Una de las principales razones es la infestación de plagas”, comenta Chris Wolfe, director general del proveedor de soluciones logísticas PowerFleet. "Las dos razones principales que van de la mano en la infestación por plagas son las variaciones de temperatura y el mal manejo".

Para las cadenas de suministro que buscan facilitar el movimiento de alimentos desde la finca a la mesa, es vital mantener el orden en varios puntos clave de la logística. La principal preocupación para un producto perecedero es la forma en que se almacena y transporta. A menudo hay requisitos para el almacenamiento en frío efectivo de los productos perecederos. Los contenedores frigoríficos mantienen los productos a una cierta temperatura, lo que ayuda a que los productos se mantengan frescos y aumente su vida útil.

Sin embargo, incluso dentro de un entorno cuidadosamente controlado, pueden darse variaciones en la temperatura. “Desde el momento en que el producto sale del estante en un entorno controlado hasta que atraviesa el muelle, puede haber variaciones. Por ejemplo, las puertas pueden no estar selladas correctamente en los remolques. Para evitar eso, los almacenes de la cadena de frío deben instalar puertas específicas que eviten la intrusión de aire”, agrega Wolfe.

Las variaciones de temperatura y el manejo descuidado de los productos provocan la infestación por plagas, cuyo problema es crítico, ya que la existencia de plagas dentro de los contenedores normalmente se encuentra en el último extremo del proceso de la cadena de suministro, lo que lleva a un desperdicio masivo de recursos.

En el caso de una plaga, las empresas necesitan hacer un seguimiento de la cadena para comprender el origen de la infestación y sofocar la fuente. Para las cadenas mundiales de suministro de alimentos, el origen de tales plagas podría estar en países económicamente pobres que no tienen controles estrictos sobre el manejo de sus productos.

El análisis de datos también se puede utilizar para mejorar la eficiencia y evitar variaciones de temperatura. “Se puede hacer un manejo predictivo de la temperatura. Si se conoce la ruta de carga y el pronóstico de la temperatura ambiente exterior, pueden tomarse medidas proactivas para ajustar el preenfriamiento de las unidades de enfriamiento, lo que puede reducir las variaciones de temperatura durante la carga y recarga”, concluye Wolfe.

Fuente: freightwaves.com


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2020

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor