España: Roban 10 t de pimiento California en un invernadero de Almería

En el mes de noviembre se produjo el robo de 10.000 kilos de pimiento California en un invernadero en el Poniente almeriense, con un valor estimado para el agricultor de unos 70.000 euros. Este robo supone un golpe terrible para cualquier productor, ya que el pimiento California comporta unos costes altísimos en su cultivo. De hecho, campaña a campaña, es el más caro de la agricultura almeriense, sobre todo, por el precio de las semillas.

Las familias que cultivan pimiento California, como es el caso de la que ha sufrido este golpe, tienen que acudir a la financiación para afrontar cada nueva campaña. Es verdad que se trata de un producto bastante estable en cuanto a las cotizaciones. Pero, es a costa de asumir un alto riesgo que, en muchos casos, está cubierto mediante distintas modalidades de seguros. Pero los robos, no.

Este tipo de dramas genera entre los agricultores una percepción generalizada de indefensión y desprotección. Hay miles de hectáreas invernadas, dispersas en un área extensa distribuida a través de una intrincada urdimbre de caminos y carreteras. Es decir, las condiciones perfectas para no dormir tranquilo. De hecho, en momentos de máximo riesgo por el estado fenológico de los cultivos o por el comportamiento de los precios, algunos agricultores deciden dormir a pie de invernadero. Incluso, armados de escopetas con cartuchos de sal.

Intranquilidad
La intranquilidad generada se está traduciendo en recelos, seguramente infundados, hacia determinados grupos sociales complicando la convivencia en el campo, especialmente en el Poniente. No obstante, fuentes policiales, consultadas en relación con este robo, al que consideran excepcional por el volumen de producto, descartan que exista un vínculo entre los autores de este delito con determinadas nacionalidades o grupos sociales.

Los robos de producto en el invernadero de menor volumen son relativamente frecuentes y, sobre todo, el de equipamiento agrícola. Entre los agricultores existen también diversas “interpretaciones” de este tipo de sustracciones, que van desde la venta posterior en mercados ocasionales de los productos robados hasta la utilización por parte de los mismo ladrones.

Sin embargo, 10.000 kilos de pimiento California requieren, presumiblemente, una línea de comercialización profesionalizada. Esto implica, casi con toda seguridad,  la existencia de contactos previos para colocarlos en el mercado. También, casi con toda seguridad, la connivencia por parte de los destinatarios y su convencimiento de que se trata de mercancía robada. 

Aunque no puede hablarse en términos generales de un repunte en los robos que se registran en el campo, las características de este episodio plantean una reflexión sobre la existencia de espacios no transparentes de comercialización al margen de la legalidad.

Por último, es preciso subrayar que la experiencia de los equipos de la Guardia Civil que se ocupan de los robos en el medio agrícola permite albergar la esperanza de que se esclarezcan estos hechos. 

 

Fuente: lavozdealmeria.com


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2020

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor