Anuncios

Ofertas de trabajo

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

EE. UU. y China firman una tregua en su guerra comercial

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el viceprimer de China y principal negociador del Gobierno de Xi Jinping, Liu He, han firmado este miércoles en la Casa Blanca ante 200 invitados la denominada “Fase uno” de un acuerdo que pisa el freno a los 21 meses de la guerra comercial entre los dos países que Trump abrió en marzo de 2018. Fue entonces cuando, acusando a Pekín de “agresión económica”, el mandatario estadounidense impuso la primera ronda de unos aranceles que no solo han afectado a la relación entre las dos potencias, sus economías y su población, sino que han disparado la incertidumbre global.

Según lo que ha trascendido ya del acuerdo, recogido en un documento de 86 páginas, China accede a comprar en los próximos dos años productos estadounidenses por valor de 200.000 millones de dólares, una cifra que es similar a la que Pekín ofreció a mediados de 2018 en los inicios de la guerra comercial. Aunque los detalles específicos no se van a hacer públicos, alegando que haciéndolo se correría el riesgo de distorsionar los mercados, fuentes de las negociaciones apuntan a que Pekín incrementará la compra de productos de manufactura en unos 75.000 u 80.000 millones de dólares, de energéticos en 50.000 millones, de servicios en 35.000 millones y, vital para Trump en un año electoral, entre 40.000 y 50.000 millones en productos agrícolas.

Por su parte, EE. UU. cancela los aranceles en productos chinos por valor de 156.000 millones que estaba previsto que entraran en vigor el 15 de diciembre y, además, recorta a la mitad, del 15 al 7,5%, los que impuso en septiembre a otras importaciones del gigante asiático por valor de 120.000 millones.

Washington mantiene, eso sí, los gravámenes que impuso a productos chinos por valor de 360.000 millones de dólares y que afectan a casi dos tercios de las importaciones que llegan a EE. UU., solo un 1% de las cuales estaban castigadas antes de la presidencia de Trump.

El impacto
Una parte de la estrategia de campaña de reelección de Trump pasa por contentar o calmar a los agricultores de EE. UU., parte importante del electorado en estados clave, que han sufrido gravemente las consecuencias de su guerra comercial. Las bancarrotas entre granjeros en EE. UU. se han disparado un 24%, se proyecta que su deuda alcance niveles históricos y en el mundo agrícola se producen ahora más suicidios que entre veteranos de guerra. El propio Trump reconoció indirectamente las consecuencias negativas de la guerra comercial creando para ellos un paquete de ayudas de 28.000 millones de dólares.

 

Fuente: elperiodico.com


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2020

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor