Anuncios

Ofertas de trabajo

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

El aguacate mexicano busca expandirse en los mercados de Asia y Europa

México es el mayor exportador de aguacates del mundo. Un tercio de los aguacates producidos a nivel global provienen de este país centroamericano, y de cada 10 que se consumen en EE. UU. –el mercado más grande para este fruto– 8 son mexicanos, según informa el Grupo Consultor de Mercados Agrícolas (GCMA).

Se estima que en 2019 se produjeron en México 2.267,88 millones de aguacates, un 3,8% más que el año anterior. De este volumen, el 56% fue para exportación (6,3% más que el año previo), representando 3.069 millones de dólares.

No obstante, además del mercado de EE. UU., ya consolidado, los productores y exportadores mexicanos tienen los ojos puestos en otros mercados de alto poder adquisitivo, como China, Japón y Europa.

En 2016, México exportó a Japón 68.500 toneladas de aguacate, y el año pasado, China compró más de 30.000 en Latinoamérica, un 40% de las cuales provenían de México. Sin embargo, este boom decreció en los últimos años, por la falta de capacidad para abastecer los volúmenes demandados desde ultramar y las dificultades de transporte; mientras que el traslado a EE. UU. se hace en camión, el transporte a países lejanos implica la congelación de la fruta y el transporte marítimo, ya que se trata de un producto que madura rápidamente.

La temperatura para transportar aguacate, dependiendo el tiempo del traslado, se estima de 5 a 13 °C para aquellos que están todavía verdes y de 2 a 4 °C para aguacates maduros.

En cuanto al mercado europeo, la demanda ha aumentado, pero la oferta se ha vuelto escasa y estacional. Esto ha provocado un alza en los precios, que han superado los 20 euros por caja. Para Juan Carlos Anaya, director general del GCMA, el mercado europeo tiene dos particularidades a tomar en cuenta si se quiere que sea sostenible e, incluso, expandirlo.

La primera es que, por la distancia, el producto no puede exportarse fresco: puede ser mejor transportar guacamole, y darle, además, valor agregado a las exportaciones.

La segunda es la capacidad de cubrir la demanda. “Cuando EE. UU. compra, dejamos de vender a Europa y esto no puede ser, tenemos que ser consistentes con nuestros envíos si queremos conservar al consumidor europeo”, agrega.

Al final, los aguacateros se enfrentan a la disyuntiva de diversificar sus exportaciones a nuevos territorios que compran poco –en proporción– y requieren una mayor inversión para el traslado del producto, o mantener bien surtido a EE. UU., que recibe cerca de un millón de toneladas al año del oro verde mexicano.

 

Fuente: milenio.com


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2020

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor