Anuncios

Ofertas de trabajo

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

España: De la naranja al caqui, y del caqui al aguacate

El caqui, la fruta que se alzaba como la alternativa rentable al cultivo de naranjas en la comarca valenciana de la Safor, ha resultado ser un fracaso. Actualmente los productores están arrancando las plantas de este árbol ante la falta de salida de su fruto y las pérdidas que les ha generado en los últimos años. La opción actual para mantener los campos en activo es el aguacate, pero la reconversión de terrenos requiere una inversión alta para que una parcela sea rentable.

Según Vicent Faro, responsable de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA), el caqui "no ha tenido la salida esperada". "Los mercados de esta fruta han sido el nacional y el ruso, pero desde hace diez años, los vetos del país eurasiático han hecho que la fruta no se distribuya en Rusia y, por tanto, se ha perdido la parte más importante", agregó.

Por todo ello, numerosos agricultores arrancan sus plantaciones de caquis, pero también lo hacen con los cítricos: "Muchos están cansados de regar los árboles o vigilar las parcelas. Todo cuesta mucho dinero". En el caso de la naranja, los robos de la fruta aumentan y los agricultores están cansados "de invertir dinero para nada".

Ante este contexto, los productores están optando por cultivar aguacate en la Safor. "En la comarca hay espacios adecuados para este cultivo. Zonas orientadas al sur, faldas de montañas y protegidas del aire", relató Faro.

Hay nuevas plantaciones de esta fruta en Oliva, mirando hacia Pego, y existe un corredor de este tipo de cultivo entre Gandía y la Ciudad Condal. Además se amplían otras ya operativas en distritos de montaña como Marxuquera, que abarca varias poblaciones de la Safor, y otras sierras de la comarca.

Sin embargo, Faro alerta del coste de cambiar el sistema de cultivo. El dirigente de AVA precisó que para que una parcela destinada al aguacate sea rentable hace falta "mucho dinero". Como mínimo se debe emplear una parcela de media hectárea. En este suelo cultivable se deben acometer trabajos que superan los 13.000 euros. Son varios los pasos a seguir y todos requieren una importante inversión.

"Es necesario preparar la tierra para un nuevo cultivo, más de 2.000 euros; adquirir la planta, cerca de 3.000; colocar los nuevos árboles y los jornales, otros 3.000, y finalmente cerrar el terreno para evitar que haya robos, 5.000 euros. Todo esto para media hectárea de cultivo", detalló Faro.

 

Fuente: lasprovincias.es


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2020

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor