David Manero, de Cerima Cherries: "Este año enviaremos solo a Europa"

"Va a ser un reto recolectar la cereza con las condiciones que tenemos"

La bajada de temperaturas en las últimas dos semanas ha desacelerado la maduración de las cerezas en los árboles que iban con cierto adelanto respecto a la campaña pasada. “La verdad es , dadas las circunstancias, en estos momentos de incertidumbre por la crisis de COVID-19, no tenemos ninguna prisa por empezar”, explica David Manero, socio de la productora y exportadora de cerezas Cerima Cherries, de Tarragona. "Prevemos que la fruta estará lista en unos 20 días".

Una de las mayores preocupaciones para esta empresa, teniendo en cuenta las medidas restrictivas de movilidad y distanciamiento social que el Gobierno español ha decretado para evitar la propagación del virus, es la gestión del desplazamiento de sus más de 1.000 recolectores a los campos durante el periodo de cosecha, que se concentra en unos 50 días.

“Asegurar el desplazamiento de los recolectores a los campos es vital para que podamos servir nuestras cerezas y salvar la campaña, ya que se trata de un trabajo muy intenso en pocas semanas y es inviable llevar a cabo la cosecha con las condiciones actuales, teniendo en cuenta que debemos recolectar la fruta en el punto óptimo de madurez, niveles de Brix y dureza, para poder servirla a los mercados. Va a ser un reto teniendo en cuenta que no todas las fincas cuentan con alojamiento para temporeros y que la mayoría de trabajadores viven a 50 km de ellas. Las furgonetas y minibuses tienen tienen las plazas limitadas a 3 desde que se aplicaron las medidas. No todo el mundo cuenta con vehículos para desplazarse a las plantaciones. Estamos buscando soluciones juntamente con AFRUCAT (Asociación de Fruticultores de Cataluña), como movilizar los autobuses escolares, actualmente parados”, explica David Manero.

De acuerdo con el productor, si bien la floración fue muy buena, no lo ha sido, sin embargo, el cuajado de la fruta, que traerá rendimientos más bajos este año. “No habrá más cerezas que la campaña anterior. No obstante, dispondremos de una cantidad similar a la del año pasado, al haber entrado en producción nuevas fincas”.

Si bien Cerima Cherries se ha especializado en la exportación de cerezas a mercados de ultramar, este año se enfocará más en los destinos europeos. “Dadas las circunstancias, priorizaremos servir cerezas a mercados más próximos, empezando por los mercados de Cataluña, España y el resto de Europa. Va a ser un año excepcional, muy complicado a todos los niveles”.

La crisis del coronavirus ha cambiado los hábitos de consumo de la población, que debido al confinamiento realiza las compras en el supermercado una vez por semana, de media. Esto ha hecho que los productos más perecederos, como las fresas; difíciles de transportar, como las sandías, o más caros, como el espárrago, se vean afectados por una caída de su demanda. “No tenemos miedo a que nos pase esto con las cerezas”, afirma David Manero. “Las cerezas son un producto muy de retail y se recolectan con unos parámetros que les permite aguantar frescas y sabrosas durante un tiempo razonable, a diferencia de, por ejemplo, la fresa. Estamos especializados en el envío a destinos lejanos, por lo que le damos a nuestras cerezas la máxima vida poscosecha posible”.

 

Para más información:
David Manero
Cerima Cherries
T: +34 977 418 346 
M: +34 696 869 388
cerima@cerimacherries.com
www.cerimacherries.com


Fecha de publicación:
Autor:
©



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2020

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor