Anuncios

Ofertas de trabajo

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Juan Bravo, CEO de Agrobot:

“Es solo una cuestión de tiempo que veamos nuestras máquinas en Palos, Cartaya o Lepe”

El COVID-19 ha puesto de manifiesto la dependencia del sector fresero onubense de la mano de obra, cuya escasez ha impactado de manera sensible en la campaña actual. Para Juan Bravo, CEO de la empresa onubense Soluciones Robóticas Agrícolas, S.L. (Agrobot), dedicada a la fabricación de robots agrícolas innovadores, “es solo una cuestión de tiempo que veamos nuestras máquinas en Palos, Cartaya o Lepe”.

“Nuestras cosechadoras pueden funcionar en cualquier cultivo de fresa, ya sea en suelo o en hidroponía. Sin embargo, el porcentaje de fruta que la máquina logra recolectar se ve dramáticamente reducido en suelo. Esto se debe a que en hidroponía la mayoría de las fresas están expuestas, sin hojas por delante. En Huelva un elevado número de agricultores han optado por la hidroponía y sus variedades se adaptan muy bien a nuestra tecnología”, explica Bravo. “Por tanto, nuestra máquina podría trabajar perfectamente en Huelva. Si bien, Agrobot se ha dirigido estos años atrás a California, pues toda nuestra financiación proviene de la industria americana”.

Bravo subraya que Agrobot es la primera empresa del mundo en comercializar una cosechadora de fresas. “Hay muchos prototipos de cosechadoras de fresas, la mayoría bastante avanzadas, pero ninguna ha llegado a comercializarse”, puntualiza.

La iniciativa de desarrollar robots para recolección de cultivos que requieran cosecha selectiva surgió hace más de diez años. “Tras ver lo duro que eran las tareas agrícolas, en especial en invernadero, me propuse solventar esto mediante el uso de robots”, comenta el CEO. “A los pocos meses de vida de la empresa se incorporaron mis socios y juntos hemos recorrido toda esta aventura juntos. Durante los primeros años este fue más bien un proyecto de “garaje” hasta que hace unos años grandes empresas de California se fijaron en lo que hacíamos y decidieron apostar económicamente”.

“Nuestra maquinaria se puede dividir en cuatro partes. Por un lado, el vehículo o la plataforma. Es un simple vehículo con tres ruedas que sirve de soporte físico para los brazos robóticos y les suministra electricidad. Una serie de sensores nos permite que el vehículo se mueva por el cultivo sin necesidad de un conductor. En el vehículo hay montados varios brazos robóticos especialmente diseñados para funcionar en un entorno muy agresivo, con polvo y humedad. Los brazos se encargan de mover la pinza hasta el siguiente fruto que deseemos recolectar y posteriormente a donde están los envases. El cerebro de todo esto es nuestra cámara que lleva integrado el ordenador que gestiona todo: la localización de los frutos, su pedúnculo o su madurez, los algoritmos del movimiento del brazo robótico, las comunicaciones con el vehículo o el control de la pinza electromecánica. Esta se encarga de cortar y sujetar el pedúnculo de la fresa”, describe Bravo.

 

Fuente: diariodesevilla.es


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2020

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor